Taller y Despedida

Al final hice la ponencia.

Hablar de Santo Tomás en un ambiente Post-Marxista y Derridiano es siempre una experiencia.

Sobre todo cuando se lo utiliza como patrón de corrección a un tipo como Heidegger; pero bueno, salió todo bien…

Sin embargo pasaron cosas. Me entere que uno de mis Profes. (de esos que formaron) abandona la academia. El “Guatón Reyes”, se retira.

Y la noticia no fue agradable.
No es agradable pues -al decir que formo- no estoy diciendo que enseño este u otro contenido; sino que nos enseño a pensar, siempre desde la perspectiva del estudiante; a nunca creerse el cuento, a no llenarse de aire como es tan común en las aulas humanistas. A entender que este es un oficio (la Filosofía) que debe realizarse con la dedicación y la dignidad de un obrero.

Que hay que pensar en el margen, siempre en la desviación, allí donde el texto se dispersa y el poder se traiciona en su auto-evidenciarse como arbitrariedad.

A mi me hizo Estética, Ética, Filosofía de la Historia y Lógica II (donde se dedico a mostrar los supuestos no-lógicos de toda lógica). Las conversaciones de pasillo con el fueron más instructivas que el aula de muchos profesores, las conversaciones fuera de clase fueron verdaderas clases.

Es entretenido pero en el taller de Heidegger se reunió parte de “el discipulado” (Atencio, Allende y yo, fue Atencio quien nos contó que se retira) parte de los que no renegamos haber sido formados por el Guatón en los momentos en que la mediocridad lo cercaba, y reducía sus espacios. Y nos sorprendimos usando sus muletillas, y nos sorprendimos hablando de “Incomprensión Reflexiva”, y nos sorprendimos constatando que los espacios que nos abrió se convirtieron en espacios a habitar y que aún hoy habitamos en ellos.

Yo entre hace años a esto y he estado en varias Universidades.
Y hay que decir que desde las aulas de la dictadura (donde hacían clases los mismo rascas apernados por los milicos que una vez pidieron que les sacaran al Guatón del postgrado porque les subía demasiado el nivel) hasta las aulas más serias de los últimos tiempos, nunca he encontrado otro académico como él, que sea capaz de sacar alumnos enfermos –físicamente enfermos- de sus clases producto de la resistencia de un cuerpo amaestrado por el poder a tomar conciencia de sus condiciones de verosimilitud.

Una lástima que otros no hayan tenido clases con él. Cada vez que converso los temas que revisábamos en sus clases, he sorprendido a más de alguno tomando apuntes.

Una lástima, pero a la vez un desafío, preservar una forma de hacer Academia, preservar una forma de entender la Filosofía.

En el fondo se trata de una pará’ ética; una pará’ por la que vale la pena jugarse hasta el fín.

Alqano.
Un beso en la oscuridad

Anuncios

5 comentarios

  1. Tienes razón es un modo de relación con las cosas -entre ellas la filosofía- lo que Iván “el Terrible”, el Karateka de la filosofía, el Guatón, Reyes, o quieras llamarlo lograba enseñar. La clase de clase, que siempre dió, las maratones semanales de con hasta 7 hrs de clases -no sin 15 min de descanso pal’ café comprar más puchos y seguir hasta que se queme la cornea y se rompa el tímpano. Porque Ahí se cae el texto!!!, ese es el momento de dispersión interna, Ahí esta lo inadministrable!!!, esa es la operación fundamental del texto!!!, y el consejo: “al menos 5 hrs diarias de lectura despúes de las clases”, y el otro consejo “que vai a andar leyendo comentarista gueón, si ya tenemos suficientes problemas con los textos!!!”, y el más importante “Yo era gueon pa esta guea, no entendia las ideas de Husserl, tuve que leerlas 26 veces y de repente cache too!!” ¿¿Cómo explicar la afección, la patencia con los textos que sus clases abrieron???
    No sé cómo, Pero hay que convencerlo para que siga haciendo los talleres, porque así como hay textos que son experiencia, hay clases que también, de esas -a las que uno no puede faltar, las de Reyes.
    No más que un saludo, a Reyes: “el que no escribe”

  2. Las maratones de Reyes…

    -Guatón nos pasamos en una hora

    -¿¿¡¡Y QUE!!?? Si en la tarde siguen coonnmigo…. YA, cinco minutos pa’ tomarse un café y seguimos de LaRRrgoooo….

    Y así nos tubo 9 horas…

    Sólo decir que hay una mítica maraton del `90 -en la que no participe- que roza lo inverosimil

    Tienes razón; hay que convencerlo…

    Alqáno
    Un beso en la oscuridad

  3. Claro que hay que convencerlo, porque no conozco a nadie más que tenga la capacidad y la voluntad, para hacer eso, y cuando digo capacidad, no hablo de conocimientos, que pueden hallarse en muchos otros, con diferentes matices, sino al estilo, a la capacidad de enfermar, de tener estudiantes en la sala más que alumnos, de hacerte sentir que ahí va a pasar algo que no te puedes perder, que estas agotado y tienes que esforzarte un poco más, porque no te puedes ir, porque “!!¿QUÉ TE PASA GUEON, ESTAI ESTUDIANDO FILOSOFIA O QUÉ?? ESTO NO TIENE POR QUÉ SER MÁS FÁCIL QUE EL ÚLTIMO AÑO DE INGENIERIA EN LA CHILE!!! ESTO NO TIENE POR QUÉ SER MÁS FÁCIL QUE EL ÚLTIMO AÑO DE MEDICINA EN LA CATÓLICA!!!”.
    La verdad es que el deporte nunca ha sido lo mío, pero estoy seguro que de esos seminarios son mi experiencia en el alto rendimiento. ¿Cuánto puedes dar antes de romperte el cuello? pero -no te apresures en responder, porque- ESA NO ES LA PREGUNTA IMPORTANTE SINO: ¿CUÁNTO PUEDES DAR DESPUÉS DE ROMPERTE EL CUELLO?

  4. Yo no conocí al personaje.

    Pero me hace sentido, cuando recuerdo a Raúl Veloso.
    Mínimo…leerse los textos, no pasar verguenza de DECIRSE estudiante de filosofía.
    Nos enrostró que la elegancia de la constancia no es un mérito, es una construcción.

    Nos develaba, y desvelaba.

    Gentes temblaban, otros tomábamos café con él. Hablando de Turquía, Pessoa, y cómo cagarnos al facistoide que comandaba el buque por allá.

    Ahora, dicen que está más viejo, AUN MAS MAÑOSO….(eso es mucho)

    Recuerdo que lo escuchaste, Shaka, en la Catolica de Valpo., con Mirko, y Quezada….

    Buh, me dan ganas de llorar.

  5. Pensé en la envidia que me da esa experiencia de maestro…
    y luego en la joda que es saber que sólo queda superarlo.
    y pensando en el tipo de maestro que tienen

    temo
    trepo
    tiemblo

    y huyo del oropel vacuo.
    (si, mucho le luthiers, pero la cita bibliográfica no me sale)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: