YO PECADOR

 Nicanor_Parra_by_PMalkovich


YO PECADOR

(Nicanor Parra)

Yo galán imperfecto
Yo danzarín al borde del abismo,Yo sacristán obsceno
Niño prodigio de los basurales,Yo sobrino – yo nieto
Yo confabulador de siete suelas,

Yo señor de las moscas
Yo descuartizador de golondrinas,

Yo jugador de fútbol
Yo nadador del Estero las Toscas,

Yo violador de tumbas
Yo satanás enfermo de paperas,

Yo conscripto remiso
Yo ciudadano con derecho a voto,

Yo ovejero del diablo
Yo boxeador vencido por mi sombra,

Yo bebedor insigne
Yo sacerdote de la buena mesa,

Yo campeón de cueca
Yo campeón absoluto de tango
De guaracha, de rumba, de vals,

Yo pastor protestante
Yo camarón, yo padre de familia,

Yo pequeño burgués
Yo profesor de ciencias ocultas,

Yo comunista, yo conservador
Yo recopilador de santos viejos,

(Yo turista de lujo)

Yo ladrón de gallinas
Yo danzarín inmóvil en el aire,

Yo verdugo sin máscara
Yo semidiós egipcio con cabeza de pájaro,

Yo de pie en una roca de cartón:
Háganse las tinieblas

Hágase el caos,
háganse las nubes,
Yo delincuente nato
Sorprendido infraganti

Robando flores a la luz de la luna
Pido perdón a diestra y siniestra
Pero no me declaro culpable.

                                                     Obra Gruesa 1969

Anuncios

4 comentarios

  1. Derrota
    Rafael Cadenas, 1963

    Yo que no he tenido nunca un oficio
    que ante todo competidor me he sentido débil
    que perdí los mejores títulos para la vida
    que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
    que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
    que me arrimo a las paredes para no caer del todo
    que soy objeto de risa para mí mismo
    que creí que mi padre era eterno
    que he sido humillado por profesores de literatura
    que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
    que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
    que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
    que tengo vergüenza por actos que no he cometido
    que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
    que he perdido un centro que nunca tuve
    que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
    que no encontraré nunca quién me soporte
    que fui preferido en aras de personas más miserables que yo
    que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces más burlado en mi ridícula ambición
    que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados que yo («Ud. es muy quedado, avíspese, despierte»)
    que nunca podré viajar a la India
    que he recibido favores sin dar nada en cambio
    que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
    que me dejo llevar por los otros
    que no tengo personalidad ni quiero tenerla
    que todo el día tapo mi rebelión
    que no me he ido a las guerrillas
    que no he hecho nada por mi pueblo
    que no soy de las FALN y me desespero por todas estas cosas y por otras cuya enumeración sería interminable
    que no puedo salir de mi prisión
    que he sido dado de baja en todas partes por inútil
    que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día sereno
    que me niego a reconocer los hechos
    que siempre babeo sobre mi historia
    que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
    que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido encontrarlo
    que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
    que llego tarde a todo
    que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
    que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable
    que no soy lo que soy ni lo que no soy
    que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas horas haya sido humilde hasta igualarme a las piedras
    que he vivido quince años en el mismo círculo
    que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado
    que nunca usaré corbata
    que no encuentro mi cuerpo
    que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo y crear de mi indolencia, mi
    flotación, mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente me suicido al alcance de la mano
    me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros y de mí hasta el día del juicio final.

    PS: Que “contra Parra” hay que poner más poesía… A mí Derrota me lo presentaron por mail y me demolió. Yo que no encuentro mi cuerpo y me duele, no tengo posición pero un dolor que no tiene cura ni posibilidad de doctor. Que me han abandonado no por gente mas deleznable sino por todo eso que nunca podré ser, y a veces que nunca querré serlo. Yo que no tengo más que lo que soy y aun asi no podría ponerlo en algún catálogo.

  2. Mario Bendetti.
    ————–

    PAUSA

    De vez en cuando hay que hacer
    una pausa
    contemplarse a sí mismo
    sin la fruición cotidiana
    examinar el pasado
    rubro por rubro
    etapa por etapa
    baldosa por baldosa
    y no llorarse las mentiras
    sino cantarse las verdades.
    -o-
    HOMBRE QUE MIRA MÁS ALLÁ DE SUS NARICES

    Hoy me despierto tosco y solitario
    no tengo a nadie para dar mis quejas
    nadie a quien echar mis culpas de quietud

    sé que hoy me van a cerrar todas las puertas
    y que no llegará cierta carta que espero
    que habrá malas noticias en los diarios
    que la que quiero no pensará en mí

    y lo que es mucho peor
    que pensarán en mi los coroneles
    que el mundo será un oscuro
    paquete de angustias
    que muchos otros aquí o en cualquier parte
    se sentirán también toscos y solos
    que el cielo se derrumbará
    como un techo podrido
    y hasta mi sombra
    se burlará de mis confianzas

    menos mal
    que me conozco

    menos mal que mañana
    o a más tardar pasado
    sé que despertaré alegre y solidario
    con mi culpita bien lavada y planchada
    y no solo se me abrirán las puertas
    sino tambien las ventanas y las vidas
    y la carta que espero llegará
    y la leeré seis o siete veces
    y las malas noticias de los diarios
    no alcanzarán a cubrir las buenas nuevas
    y la que quiero
    pensará en mi hasta conmoverse
    y lo que es muchísimo mejor
    los coroneles me echarán al olvido
    y no solo yo muchos otros tambien
    se sentirán solidarios y alegres
    y a nadie le importará
    que el cielo se derrumbe
    y más de uno dirá que ya era hora
    y mi sombra empezará a mirarme con respeto

    será buena
    tan buena la jornada
    que desde ya
    mi soledad se espanta.
    -o-

    NADIE LO SABE

    Nadie lo sabe
    nadie

    ni el río
    ni la calle
    ni el tiempo

    ni el espía
    ni el poder
    ni el mendigo

    ni el juez
    ni el labriego
    ni el papa

    nadie lo sabe
    nadie

    yo tampoco

  3. Enrique Lihn
    En DIARIO DE MUERTE

    [ Nada tiene que ver el dolor…]

    Nada tiene que ver el dolor con el dolor
    nada tiene que ver la desesperación con la desesperación
    Las palabras que usamos para designar esas cosas están viciadas
    No hay nombres en la zona muda
    Allí, según una imagen de uso, viciada espera la muerte a sus nuevos amantes
    acicalada hasta la repugnancia, y los médicos
    son sus peluqueros, sus manicuros, sus usurarios usuarios
    la mezquinan, la dosifican, la domestican, la encarecen
    porque esa bestia tufosa es una tremenda devoradora
    Nada tiene que ver la muerte con esta imagen de la que me retracto
    todas nuestras maneras de referirnos a las cosas están viciadas
    y éste no es más que otro modo de viciarlas
    Quizá los médicos no sean más que sabios y la muerte -la niña
    de sus ojos- un querido problema
    la ciencia lo resuelve con soluciones parciales, esto es, difiere
    su nódulo insoluble sellando una pleura, para empezar
    Puede que sea yo de esos que pagan cualquier cosa por esa tramitación
    Me hundiré en el duelo de mí mismo, pero cuidando de mantener
    ciertas formas como ahora en esta consulta
    Quiero morir (de tal o cual manera) ese es ya un verbo descompuesto
    y absurdo, y qué va, diré algo, pero razonable
    mente, evidentemente fuera del lenguaje en esa
    zona muda donde unos nombres que no alcanzan a ser
    cuando ya uno, qué alivio, está muerto, olvidado ojalá previamente de sí mismo
    esa cosa muerta que existe en el lenguaje y que es
    su presupuesto
    Invoco en la consulta al Dios
    de la no mismidad, pero sabiendo que se trata
    de otra ficción más
    sobre la unión de Oriente y Occidente
    de acápites, comentarios y prólogos
    Un muerto al que le quedan algunos meses de vida tendría que aprender
    para dolerse, desesperarse y morir, un lenguaje limpio
    que sólo fuera accesible más allá de las matemáticas a especialistas
    de una ciencia imposible e igualmente válida
    un lenguaje como un cuerpo operado de todos sus órganos
    que viviera una fracción de segundo a la manera del resplandor
    y que hablara lo mismo de la felicidad que de la desgracia
    del dolor que del placer, con una sonriente
    desesperación, pero esto es ya decir
    una mera obviedad con el apoyo
    de una figura retórica
    mis palabras no pueden obviamente atravesar la barrera de ese lenguaje
    …………………………………………………………………………….. / desconocido
    ante el cual soy como un babuino llamado por extraterrestres a interpretar
    el lenguaje humano
    Ay dios habría que hablar de la felicidad de morir en alguna inasible forma
    de eso que acompañó a la inocencia al orgasmo a todos y a cada uno
    de los momentos que improntaron la memoria
    con impresiones desaforadas
    Cuando en la primera polución
    -mucho más mística que la primera comunión- pensabas en Isabel
    ella no era una persona sino su imagen el resplandor orgástrico de esa creatura
    que si vivió lo hizo para otros diluyéndose para ti carnalmente
    ……………………………………………………………… / en el tiempo de los demás
    sin dejar más que el rastro de su resplandor en tu memoria
    eso era la muerte y la muerte advino y devino
    el click de la máquina de memorizar esa repugnante devoradora
    acicalada en palabras como éstas tu poesía, en suma es la muerte
    el sueño de la letra donde toda incomodidad tiene su asiento
    la cárcel de tu ser que te privaba del otro nombre de amor
    ………………………………………………….. / escrito silenciosamente en el muro
    o figuras obscenas untadas de vómito
    tu vida que -otra palabra- se deslizó, sin haberse podido
    engrupir en lo existente detenerse en lo pasajero hundir el hocico
    feliz en el comedero, golpear por un asilo nocturno
    con el amor como con una piedra
    la muerte fue la que se disfrazó de mujer en el altillo
    de una casa de piedra y para ti de sombra y humo y nada
    porque ya no podías enamorar a su dueña, temblando
    del placer de perderla bajo una claraboya con telarañas
    tienes que reconstituir ese momento ahora que la dueña de la
    …………………………………………………………….. / casa es la muerte
    y no la otra, esa nada ese humo esa sombra
    darte el placer de ser ella y de unirte a ella como los labios de Freud
    que se besan a sí mismos

  4. saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: