¿Y Lagos?

Papa Lagos nos decía siempre antes de dormir “hay que dejar que las instituciones funcionen” y esta tranquilizante consigna nos permitía un dormir calmo en la certeza que ninguna bestia nos iba a asaltar durante nuestro placido sueño democrático.
Porque si papa nos decía eso es porque las instituciones funcionaban, porque eran fuertes.

Por eso ahora que papa no está (se fue a hacer mundo) -y mama se ha hecho cargo- y nuestro sueño ya no es tan tranquilo, porque nos enteramos las instituciones no habían funcionado o sólo funcionaban para pocos (¡y quizá qué nos paso mientras dormíamos!) sería bueno que papa volviera o enviara un amigo o escribiera algo que fuera, una carta…, que se yo, algo…, y nos explicara porque nos mintió.

Es decir podemos entender que en su profundo amor por nosotros nos protegiera de la cruda realidad -esa para la que nos estamos preparados (según papa, al menos)- porque bueno, el amor perdona todo. Pero dejar a mama sola; eso…, me parece imperdonable.

Ella, se lo a bancado bien, digna hasta el fin (aunque aún no hemos podido evitar que baile, y la verdad a mi me gusta) ha preferido ser transparente y mantenernos despiertos de noche aunque nos de un poco de temor al principio, porque bueno, esa es la única manera de hacernos grandes.

Pero papa…, papa no aparece.

Mama lo protege, y la entiendo, pero es un error; quiere asegurar la continuidad de la familia pero sólo nos está llenando de resentimiento frente a un padre ausente, confiada en que mantendremos su figura de hombre fuerte.

La verdad, no son hombres fuertes lo que necesitan los países, sino instituciones fuertes. Y no podemos mantener un país o un gobierno a punta de personalidades ni mucho menos de santos.

La beatificación política no es más que una medida de control político, pero beatificando a un hombre y ¿su legado? no se salva un país.

Mientras la prensa y la oposición se resarcen con cada nuevo caso de corrupción, Lagos no aparece, en una actitud que más allá del cálculo (¿quizá para que lo esten blindado?) me parece cobarde.

¿No era el hombre fuerte? ¿No era papa? Ese que retaba y hacía callar a quien no podía defenderse. Bueno…, que hoy día se defienda, que defienda su gobierno, que defienda a los suyos. Salva sea la diferencia –y es mucha- Pinochet también se calló hasta el final.

No se…, la última comparación hasta a mi me parece fuerte… (pero es mi estado de animo).

Eso.

Alkkáno
Un beso (transparente) en la oscuridad.

Anuncios

2 comentarios

  1. Tu narracion de los hechos que acaecen en nuestra realidad “chilensis”me hizo recordar un libro que lei en mi primer año de universidad llamado “madres y guachos” de Sonia Montecinos, en el cual, basicamente, se hacia un recorrido historico a la imagen del padre ausente y como,a la larga, eramos claramente un matriarcado que utilizaba todas sus fuerzas para reposicionar a ese padre ausente que con su imagen distante tenia mas poder que con su presencia necesaria.En el caso de Lagos su imagen de papa fuerte (porque no es cualquier papa, es uno al cual por su severidad acogedora [un oximoron medio ezquizo] se le quiere, como ese profesor de colegio que era estricto pero con “buen corazon”) nos hace, de alguna manera, rememorar a esos papas que jamas hemos tenido o que quisieramos tener, y que a la larga se le perdona todo, que robe, que no hable, que se le blinde, y que,a la larga, haga lo que se le plazca, porque total, es papá, y si papá lo hace es por algo.En cambio Bachelet, desde la tribuna del folklorismo, (y no desde la acepcion buena de la paabra, sino mas bien del trasnochado y patetico folklore de vino tinto y prostitucion)y del disfraz (me recuerda a una version de lavín con quizas un poco mas de pechugas) se comienza a fumar los errores de papa, intentando dar escusas de las metidas de pata de este, cuando nos damos cuenta de que no era un robot, de que no era un dios, sino que era un humano (por lo demas de bajisima calaña). Lagos, como los padres ausentes de montecinos, no da la cara, porque no lo encuentra necesario, no se dirije a su prole porque no lo encuentra necesario, no necesita dar explicaciones,porque no lo encuentra necesario,no necesita dar cuenta, porque no lo encuentra necesario; y es fundamental que ÉL no lo encunetre necesario porque eso confirma que actua tal cual gobernó, con el pueblo para el pueblo pero sin el pueblo,tal cual como el despotico ilustrado, tal como los papás de montecinos.

    Mellama la atencion ademas,el dicho que las instituciones funciones que papa nos dejó,porque enese enunciado estaba la malevolente intencion de confirmarse a el como institucion. dejen que papa funcione, porque papa sabe lo que necesitan.

  2. Y es terrible, porque uno quiere a sus padres.
    Es decir, éste no es el Chile que me gustaría (bueno, éste tampoco es el mundo que me gustaría) pero ya que -aún- no puedo instaurar el caos de una vez, al menos prefiero un govierno que no administre el país bajo una condición disciplinar. Y la derecha aún está demasiado comprometida con valores décimo-nónicos y la izquierda (si es que es de verdad izquierda, ese es un punto interesante a debatir) comunistas por delante, siguen siendo aquí -a lo menos en lo valórico- extremadamente conservadores.
    ¿Y entonces?
    La concertación sigue siendo a lo menos en lo valórico un referente real para mucha gente.
    Por eso es tan grave su actitud frente a la corrupción; porque socava lo que el mismo Lagos llamo “un estado sociológico”.
    Pero bue…
    (ese es tema para otro post)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: