Estados Unidos: Torturas y malos tratos

En la página de Acciones Urgentes de Amnistía Internacional :

Estados Unidos: Torturas y malos tratos
Abdul Ra’ouf Omar Mohammed Abu al Qassim

Se teme que Abdul Ra’ouf al Qassim, ciudadano libio bajo custodia militar estadounidense en la bahía de Guantánamo, Cuba, corra peligro inminente de ser transferido a la custodia del gobierno libio.

Amnistía Internacional teme que en Libia pueda ser recluido sin cargos en régimen de incomunicación durante un periodo prolongado, lo que lo pondría en grave riesgo de tortura o malos tratos. La organización teme también que finalmente pueda ser sometido a un juicio injusto en el que podría ser condenado a muerte.

Abdul Ra’ouf al Qassim fue reclutado por el ejército libio cuando tenía unos 18 años, y sirvió en él durante 7 años. Huyó de Libia en 1990 y fue a Afganistán. En el año 2000 se casó con una mujer afgana, Rahima, y en el momento de la intervención militar encabezada por Estados Unidos en Afganistán en octubre de 2001 vivían en la capital afgana, Kabul. Abdul Ra’ouf al Qassim y Rahima, entonces embarazada, huyeron a Pakistán. Allí, él fue puesto bajo custodia en un momento en que Estados Unidos pagaba recompensas de hasta 5.000 dólares por cada presunto “terrorista” que se le entregara, una práctica que facilitó las detenciones arbitrarias en Pakistán. A finales de 2001 o principios de 2002, Abdul Ra’ouf al Qassim fue transferido a la custodia estadounidense y pasó a formar parte de los centenares de hombres enviados a la bahía de Guantánamo. Lleva recluido allí cinco años sin cargos ni juicio. Rahima dio a luz a su hija, Khiria, que ya tiene más de cinco años y vive en Afganistán con su madre.

Según los expedientes desclasificados sobre la vista en Guantánamo de su caso ante el Tribunal de Revisión del Estatuto de Combatiente y la Junta de Revisión Administrativa, el gobierno estadounidense ha acusado a Abdul Ra’ouf al Qassim de asociación con el Grupo de Combate Islámico Libio, grupo de oposición no autorizado. En su presunta respuesta a la denuncia de haberse alojado en una casa de huéspedes del Grupo de Combate Islámico Libio en Afganistán, manifestó que eso había sucedido en un momento en el que no tenía “ningún otro lugar adonde ir”. A la denuncia de que era miembro del Grupo de Combate Islámico Libio, su respuesta fue: “Nunca fui miembro. Me vi obligado a alojarme con ellos. No tuve más opción que hacerlo”.

Amnistía Internacional teme que el vínculo establecido por el gobierno estadounidense entre Abdul Ra’ouf al Qassim y el Grupo de Combate Islámico Libio, por tenue que sea, ponga a este hombre en peligro especial de sufrir violaciones de derechos humanos si es devuelto a Libia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: