Israel: Temor por la seguridad

En Acciones Urgentes de Amnistía Internacional:

Israel: Temor por la seguridad
Más de 100 habitantes del pueblo de Hadidiya

El 29 de mayo fuerzas israelíes notificaron por escrito a los habitantes de Humsa que tenían que marcharse de allí y ahora ellos temen que aparezcan en cualquier momento las excavadoras del ejército y destruyan sus hogares.

Anteriormente el ejército israelí había amenazado con demoler los hogares de los habitantes del pueblo de Hadidiya, y desde entonces la mayoría se mudaron a una zona situada a unos centenares de metros del poblado de Humsa, donde viven en tiendas de campaña y chozas.

La explicación ofrecida oficialmente por el ejército israelí sobre la notificación del 29 de mayo es que ese lugar es “zona militar cerrada”, a la que la población palestina tiene prohibido el acceso. A sólo unos centenares de metros de allí hay asentamientos israelíes, ilegales según el derecho internacional, que continúan extendiéndose por la “zona militar cerrada”.

En julio y agosto, los habitantes de los poblados más aislados del desierto del valle del Jordán tienden a protegerse del calor extremo en los pueblos de Tubas y Tammoun, donde tiene acceso a servicios básicos, como agua y electricidad, que el ejército israelí no les permite utilizar en poblados como Hadidiya y Humsa. Sin embargo, los habitantes de Hadidiya y Humsa temen que si se ausentan de éstos, aunque sea brevemente, el ejército israelí aproveche para destruir sus hogares (como ocurrió en el cercano Khirbet Tana en julio de 2005, cuando las fuerzas israelíes destruyeron el pueblo entero) y les impida luego regresar.

El ejército israelí está aumentando continuamente la presión sobre la población palestina de Hadidiya y Humsa para que abandone la zona. Además de amenazar con destruir todas y cada una de las casas de ambos pueblos, continúa negando a sus habitantes servicios esenciales como agua corriente y electricidad y ha establecido controles militares y bloqueos que restringen su libertad de circulación.

Una personas enviada por Amnistía Internacional a la zona a mediados de julio supo por la población local que el ejército israelí enviaba menudo patrullas a los pueblos y sus alrededores, que advertían a sus habitantes de que se iban a demoler sus casas de un momento a otro y los amenazaban con detenerlos si no abandonaban la zona. La persona enviada por Amnistía Internacional fue testigo de las condiciones extremadamente difíciles en que se ven obligados a vivir los habitantes de los pueblos. Se les prohíbe construir estructuras permanentes, por lo que tienen que vivir en tiendas y chozas que les proporcionan poca protección contra el calor extremo en verano y el frió terrible en invierno, y se les impide utilizar los pozos y las carreteras de la zona, que son de uso excluso de los asentamientos israelíes cercanos, que tiene jardines bien regados y piscinas.

Los beduinos palestinos residentes en Hadidiya viven en la zona desde antes de que Israel ocupara Cisjordania en 1967. Se dedican tradicionalmente a la agricultura y el pastoreo y viven de lo que cultivan y de los productos lácteos de sus cabras y ovejas. Las crecientes restricciones impuestas por el ejército israelí en los últimos años a su libertad de circulación y su acceso al agua hacen cada vez más difícil su supervivencia en la zona. Ahora el ejército israelí está intentando obligarlos a marcharse definitivamente de allí.

La población local ha acogido con satisfacción la presión internacional, gracias a la cual dos delegaciones de alto nivel han visitado la zona de Hadidiya y Humsa Sin embargo, a medida que disminuye la atención internacional aumenta la amenaza a que se enfrentan los habitantes, por lo que es esencial emprender nuevas acciones en su favor.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Israel lleva años aplicando una política de demolición discriminatoria de viviendas, que permite la construcción en tierras palestinas ocupadas de decenas de asentamientos israelíes, ilegales según el derecho internacional, a la vez que se confiscan tierras palestinas, se niegan los permisos de construcción a los palestinos y se destruyen sus viviendas. Las tierras desocupadas se destinan a menudo a asentamientos ilegales, lo cual constituye una violación del derecho internacional, que prohíbe a las potencias ocupantes asentar a sus ciudadanos en los territorios que ocupan.

Los palestinos, en particular los beduinos, del valle del Jordán, han sufrido especial presión. La mayor parte de la zona valle del Jordán de la Cisjordania ocupada ha sido declarada zona militar por el ejército israelí o pertenece a los alrededor de 36 asentamientos israelíes que hay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: