Impermanencia

Una de las cosas de las que puedo estar seguro es de la impermanencia de las cosas.
Y sin embargo…, permanesco…

Marxismo, Budismo han pasado por mi vida (mirismo, zen) y la utilización de la forma pretérita del vervo “Haber” no es casual.

¿Pero qué permanece de ambos?
La impermanencia.

Debo ser honesto reconocer que la influencia del Budismo ha sido claramente más fuerte (por eso este blog tiene una categoría “Budismo” y no una categoría “Marxismo”), que el zazen ha escrito mi cuerpo y mi mente, mientras que la aproximación marxista a lo “real”(¿?) no constitute hoy más que una hermenéutica más, sólo una hermenéutica posible, sólo otra forma de inventarse lo real.

La verdad es que no hay verdad, sólo impermanencia y que esta impermanencia no es más que una forma de la verdad.

Mario 

Anuncios

Una respuesta

  1. Todavia estamos en la contingencia del trascender.
    Sin que mi voluntad lo indique.

    Sin contar conmigo.

    Todos los días escéptica, hasta que no logre viajar lo suficiente y cambiarle mis ojos al mar.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: