“De Malo” 2.0

¿Cuál es la naturaleza del Mal? Es decir, tradicionalmente y desde la filosofía cristiana el mal se ha definido como una carencia de Bien, como pura negatividad; hay mal en la medida que carecemos de bien. Por ejemplo: “estás enfermo porque careces de salud”.

Sin embargo, y para seguir el ejemplo de Lavelle, cuando estoy enfermo -del estómago por ejemplo- no sólo “me falta” salud sino que, positivamente me pasa “algo”. 
El ejemplo de Lavelle no es baladí, pues le devuelve al “mal” la perfección primera -que le fuera arrebata por la filosofía cristiana- a saber…, la existencia.

¿Por qué digo esto?
Porque la presencia de aquello que llamamos “malo” es una constante permanente en la historia de la humanidad, el “mal” pareciera ser bastante más testarudo que los “buenos” oficios que pretenden arrojarlo tras la cortina del no-ser.

Se podrán argüir muchas variables sociológicas, sicológicas, antropológicas, etc. en relacíon a lo que consideramos “malo” y a aquellos procesos que determinan el proceso constructivo de su significación; pero no es eso lo que me interesa ahora, sino poner las manos tras la espalda, recojer el mentón y cabisbajo reflexionar más allá de todo de-contructivismo, en la narturaleza metafísica del “mal”.

Insisto, lo de Lavelle no es pequeño, pues de poseer el “mal” la perfección primera; eso lo constituiría en un “modo” (en sentido spinoziano, tradición a la que Lavelle pertenece) de ser del Ser. Y si eso es así… ¡uf!

¿Qué Moral podría deducirse de una postura como está? Lavelle desarrolla una Ética y salva el sendero por otros derroteros. No los expongo aquí para no tendenciar la discusión.
Pues me parece un punto interesante a discutir.

Así que invito a mis amigos y a cualquier paseante ocasional a co-construir una versión Blogera del “De Malo”…   

Anuncios

23 comentarios

  1. A ver, a Lavelle tengo la suerte de no conocerlo, sin embargo la tesis que enuncias, invita a pensar con el mentón alto eso si….

    MMMMMMMM, hay que darle varias vueltas, principalmnente porque la idea tradicional de que el mal sea privación implica más bien pensar la subsistencia ontologica del BIEN, el tema Plotiniano pa’ ca. MMMMMMM dejame ver que creo que tengo o tendria que revisar Sobre la Naturaleza de los Dioses de Ciceron que tiene comentarios interesante de las filosofias de la época en torno a ésta epoca…. donde e
    PEro a lo que iba, si el mal es privación de bien, el mal no es mas que un concepto regulador, con Plotino el Mal es derechamente NO-SER por lo mismo, el mal en cuanto tal no es… MAs hay escala de grises, hay seres que son menos que otros, respecto de la participación que pueda sostenerse con el UNO BIEN, por ejemplo Shaka participa mas del Ser que la ROca que esta en mi jardin, del mismo modo que Yo participo más del ser que Shaka =) BUAAAJAAAAA

    Pero que es lo que se afirma con esa regulación, EL BIEEEN y el SER, que en una concepcion de emanación tiene cierta sustentabilidad ahi donde puedo afirmar que hay seres mejores y peores, o afirmar de Contreras que es menos -ontológicamente que un hombre virtuoso, lo puedo llamar un cerdo, con lo cual lo situo en un lugar aun menor en la “escala” de emanación, sin embargo él ES, y advierto qeu es menos que un cerdo, no obstante SU SER le PERMITE torturar, DONDE LO SITUO???? A qué se debe que la maldad no como criterio ontológico (que de tal modo no existe mas que como concepto regulador, creo o mejor sostengo a lo PEREEEZ) no pueda ayudarme a determinar qué es lo malo, quién merece este calificativo no es otra cosa que al pènsar el Mal Adjetivo de un ente lo distingo de su función ontológica, Cuestión qeu tiene data desde la AGathon Eidos de PLATON…
    No sé si la totalidad spinozista resuelva la idea del mal en tanto calificativo o como cualidad PRESENE en un ente cualquiera, porque la distinción entre accidente y esencia que su idea de totalidad resignifica no está tan claramente emparentada a lo moral, aunqeu en tanto su totalidad no tiene lado de afuera -totalidad total se me ocurrio un dia para explicarle eso a alguien- no solo el mal funciona como concepto presencial sino todo lo demas, en tanto esaccidente esencial de la escencia spinozista.
    MMMMMMMMM
    LA dura no sé, como resolver una cuestión… el libre albedrio, la capacidad de elegir entre el mal y el bien… creo que ese es el problema tanto como una concepción PRESENCIAL del MAL

    No sera acaso que cada vez que se piensa lo ontológico sin moralizarlo ocurrra necesariamente que el mal y el bien se convierten en asuntos de presencia, no necesariamente como contrarios, eso puede ser todavia un accidente o un agregado de lo otro??????
    No sé tengo que seguir pensando esta guea

    Saludos Alle-n-dianos

  2. Es interesante, a lo largo de toda la tradición filosófica , el problema del mal…. ciertamente con Lavelle, la respuesta a la naturaleza de éste (mal) surge desde su ontología.

    Siguiendo el riguroso análisis – hay que tenerlo siempre presente- de una experiencia metafísica íntima, personal, vital, el filósofo galo distingue tres modos de participación de este Ser-Acto o eficacia pura; Ser, existencia y realidad.

    “Pero, entonces, entre el todo de que formamos parte y nosotros mismos que lo afirmamos y que nos afirmamos en él, hay relaciones que son inmanentes a su totalidad y que nos permiten ponerlo, ya como una interioridad perfecta y omo fenómeno, sujeto de un cuerposuficiente a la que jamás resultamos adecuados (y es cuando hablamos del ser), ya como una emergencia comparable a la nuestra y presente en todos y cada uno de los puntos de su inmensidad (y es cuando hablamos de su existencia), ya como un dato que se nos impone desde fuera y que no podemos sino aprehender (y es cuando hablamos de su realidad)”(introducción a la ontología pag 13-14)

    Ahora bien teniendo esto en cuenta, el mal surge como un modo más que el sujeto (yo, existente) determina, actualiza o ejercita, siempre en una decisión libre y voluntaria. el problema radica en la finalidad de la voluntad, en el contenido de la misma y no en su ejercicio; lo que realiza Lavelle es un giro de perspectiva de lo óntico (que estaría representado por nuestro yo como fenómeno, como cuerpo que ocupa un lugar, determinado por el tiempo y el espacio)
    a lo ontológico (como partícipes del Acto creador o Ser fuente). Pero una ontología que no reviste un caracter “lejano”, sino mas bien, referido a buscar la trascendencia en la propia inmanencia, es decir, en la propia existencia humana, en la propia interioridad, tomada en su ejercicio mismo, trascendiendo su contenido. es por esto que el mal en Lavelle se presenta como un “contenido” mas de un modo de existencia, pero que siempre está remitida a esta fuente que lo constituye y lo trasciende…el problema surge cuando el hombre identifica su existencia con el contenido del modo y no con el ser del modo (participación del Ser-Acto).

    Para terminar, en “Quatre saints” Lavelle hace una distinción de modos existencia refiriendose al valor:

    El héroe, el sabio y el santo; el primero obedece su accionar al instante, el segundo a la duración y el tercero a la eternidad, por una simple inflexión de la libertad…inflexión que da lugar al amor absoluto, es decir, la total renuncia a la propia voluntad, logrando volverse partícipes de la esencia divina. ciertamente Lavelle no es ingenuo, sus textos no se inclinan a volverse “manuales” místicos, hacia el camino de la santidad…más bien se trata de algo mucho más significativo y cercano, mejor dicho, inmanente, mediante nuestro propio accionar en el mundo, podemos tomar conciencia de nuestra trascendencia, contactar el ser que nos constituye y que a la vez nos presenta infinitas posibilidades de las cuales depende de nosotros actualizar, siempre de manera imperfecta, como sujeto fenoménico… “no permitas que el santo muera en ti” enfatiza…pero estamos “condenados” al cuerpo?, determinado por el espacio y el tiempo?…acaso estamos condenados a un mismo resultado existencial??, la muerte se presentará siempre como el horizonte común, donde trazamos el zurco de nuestro instante vital? ….no se trata de una filosofía estéril la que presenta este autor, se trata de una búsqueda, una experiencia metafísica contada desde la propia interioridad, afán de absoluto, “ebriedad de Dios” ….la misma de San Anselmo, de San Agustin, que “cree para entender”….es la búsqueda de Descartes, que impresionado por la inmediatez de su conclusión, vislumbra que no puede ser el creador de tal idea…

    Tal vez haga falta, sobre todo en estos tiempos, hecharle una hojeada – como dice el gran Descartes- al libro abierto del mundo, y esa lejanía absoluta que tanto ansiamos, termine mostrándonos nuestros propios zapátos, pisando un camino eterno.

    “Donde quiera que el hombre pone la planta, pisa siempre cien senderos”

  3. Allendenko:

    Sipes, la idea del “mal” como privación se basa en la subsitencia ontologiaca del “bien”. En la escolástica esto es así porque Dios es el sumo Bien y es entorno a él que por distancia (y perdida de participación) se produce lo llamado “malo”. Hasta el Demonio que es la lejanía total del Ser.
    Eso llevó a decir al Cardenal Medina en una conferencia en la PUC hace un tiempo que, el Diablo no es, pero tiene fuerza de encarnación.
    Ahora, esto no debe hacerte pensar (a la luz del pensamiento metafísico cristiano) que lo que hay entre Dios y el resto de la creaturas es una diferencia de grado; pues por un lado es Dios quien se da a participar, y por otro generaría la ilusión de la fusión con la divinidad, lo que de suceder sería contradictorio con su cualidad de “persona” (lo que es persona es metafísicamente más perfecto que aquello que no lo es).

    Lavelle en la linea de Spinoza, pero en ruptura con él, rescata esta noción personal del Ser; es decir, este poder creador increado que es el Ser -a la manera de Scoto Eriugena- sería “Persona” que se da a participar en sus modos de participación que son los seres creados.

    Pero aquí un problema.

    La escala de grises -como tú lo llamas- en la filosofía católica (para acotar) estaría dada por la lejanía/proximidad a Dios.
    Así, podemos establecer 4 tipos de relación de la creatura con el bien moral.

    1.- Aquel que tiende naturalmente al bien (algo así como el bueno de nacimiento…, ummmm)
    2.- Aquel que sabiendo lo bueno, debe ser exhortado a su realización. (algo así como soy bueno pero no me atrevo 😉 )
    3.- El ignorante respecto a la naturaleza de las cosas (quien debe ser enseñado y guiado 😛 )
    4.- El francamente perverso (que debe ser obligado o en su defecto reprimido)

    Pero en Lavelle al ser el “mal” uno de los modos de participación (en tanto positividad de Ser) de un Ser Persona, distinto del Dios de Spinoza, nos debería llevar a la distinción analítica respecto de la participación y el Ser que se da a participar en el acto libre del participante. Es decir, entre un Ser que se entiende como acto puro y la actualización siempre limitada de aquel que participa.
    El “Mal” podría atribuirse a esa confusión, en la libertad que se entiende a sí misma fuera del haz de inter-relaciones donde se desarrolla la vida de las creaturas; en la afirmación autónoma y autonomista del YO como pura fuente de poder -acto- (auto) participado…

    Pero eso no elide el pobrema central, a saber, la posibilidad del “Mal” como modo “emanado” del Poder Creador del Acto Puro de Ser.

    Volviendo a la escolástica tradicional uno podría preguntarse (y preguntarle al curita de la parroquia) porque si Dios lo sabe todo creo al Demonio. Y el curita podría responder que, o bien es parte del plan divino (ummm) o bien que la revelión luciferina es parte de un ejercicio de libertad garantizado porel Creador. Lo que ya de por si es complicado, pues al ser la libertad -en la escolástica- la capacidad de escoger lo bueno el abandono total de ese bien por quien se supone su más perfecta y proxima creación y or tanto su gran conocedor es de por si dudoso.

    Ahí la Libertad, la libertad como modo de ejercer el sujeto su participación -en Lavelle- hace más sentido y el galo filósofo, para quien -creo no equivocarme- el problema radicaría en el objeto hacia el cual se dirigue esa libertad, conciente o no de u naturaleza de Ser-Participe.

    El NON SERVIAM luciferino, adquiriría desde esta perspectiva plenitud de sentido.

    Termino de escribir estas lineas y Claudio (Hangedman) me dice que ya posteo; él es Lavelliano y quiero ver que dejo escrito.
    Veamos…

  4. Easy man…
    “Hommo Lupus Homme Est”

    Hobbes siempre supo la respuesta…

  5. Sorry por comentario anterior sin explicacion…

    El hombre es intrisecamente un animal, regido por instintos mas elementales que la nocion del bien y el mal.

    La “Civilización” no es mas que una delgada pátina sobre la verdad biológica, lo cual no impide, si se mira con algo de ojo crítico, encontrar los mismos comportamientos primarios en el interactuar diario, solo que dosificados y “culturizados”, disfrazados diria yo, para evitar que un simple oficinista le salte al cuello de su jefe con los colmillos desnudos, y luego de arrancarle la traquea de un mordisco, sea felicitado por el resto de la oficina por su “ascenso” .

    Hobbes lo dijo, y otros luego de el… el hombre es el lobo del hombre…

  6. Sips, lo de Hobbes es fuerte.
    Pero si el “Mal” está en la naturaleza del hombre, determinado biológicamente por su egoista instinto de supervivencia. ¿El Leviatan Hobbesiano, no es un “Mal” mayor? Necesario para la coexistencia, pero profundamente anti-natural.

    Quizá K. Lorenz tenía razón y la violencia sea una virtud adaptativa despues de todo.
    ¿Y si eso es así?
    ¿Con qué derecho en nombre de lo humano reprimimos aquello que precisamente nos hace ser humanos?
    Piaget al final de su largo debate con Lorenz, al final le respondera; bueno…, pero podemos crear una humanidad distinta…

    Es decir…,yo también tengo buenas intenciones…

    Pero ese es ya otro tema…

    Saludos.

  7. (para quienes no me conocen, y disculpándome no por temor intelectual, sino por educación al no estar en mi casa-blog, jejejeje, léase el post imaginándo a Zizek con todos sus ademanes, tics, snifadas inconcientes y fantasmagóricas, en su momento de mayor ironía y, por supuesto, con una cerveza de litro abierta y siendo bebida intermitentemente mientras habla, gritando muchas veces, otras murmurando sus palbras solo a aquellos en quienes tiene más confianza, ellos sabrán cómo es)

    mmm…ya que alkkáno (no sé si a Mario le gusta que se lo llame por el nombre en su blog, oops, jijijii)no pone sedazo a los comentarios a sus entradas(aparencen posteados de inmediato) y yo nunca disfruté de las divagaciones metafísicas mientras no fueran luego de una garrafa…me voy en contra de uds. con la mala conciencia del saber de cientos de años sintetizados en una( y solo una: mi tesis mi impide otra) obra que llevo en el sobaco y digo(sin siquiera nombrarla): ¿hay Uno desde lo cuál todo emane?, eso es todo para quién capte el núcleo de todo el asunto, para quién no lo haga, sigo: ¿hay Dios? ¿Bien? ¿Mal?…bueno bueno bueno, puede mal interpretarse esto de “hay”…pues sí, señores, “hay mal”, “hay bien”, “hay Dios”, pero, ¿existen?, o son, simplemente (aaahhh, lo simple, no?) “operaciones de subjetivación”?…ya que uds., señores, se permiten todos estos supuestos que yo no me permito (se nota que les gusta la guevadita)…me permitiré los míos propios…no, señores, nada de eso existe…lo que sí existe son trayectos donde el mal, el bien, Dios, la relatividad de einstein, el teorema de incompletud, el amor, la revolución, aparecen como operadores funcionales a esos trayectos…¿”intución” sobre Dios, la bondad, el bien, la justicia?..no, no, no, señores…decisión sobre lo real!… pero para no parecerles una mierda de contertulio, concedo lo siguiente: héroe sabio y santo hay (sin saber nada de Lavelle, pero sabiendo de quién viene su definición en este thread)…pero solo existen en conjunto o… señores!!…somos todos santos en nuestros propios trayectos!!!(si tuviera más tiempo, no sonaría tanto al Prof. Ricardo Espinoz, y me explicaría un poquito mejor)…por la atención dispensada, gracias…(favor remitir el exabrupto a la sección de “Comentarios de cantina al De Malo”)

  8. Bueno ya que tú escribes con una garrafa de vino en el cuerpo; yo te respondere con un kilo de cigarrillo en los pulmones (en recuerdo -siempre- de esos cigarrollos cubiertos de insecticida que alguna vez nos fumamos junto a Allendenko en tu cuatucho ese de Valpariso)…
    Sipes…
    Tienes razón…
    Por eso la invitación a pensar metafísicamente, que si no, nos salía Badiou, Zizek (que se caso con una modelo argentina el deprabeque ese 😛 ) y cuanta divagación post-post algo. :mrgreen:

    Y sí, son perfomatividads destinadas a el disciplinamiento social…

    Parece que no se puede escribir un “De Malo” 2.0 sin olvidar nuestra hereje contemporaneidad.

    Pero el ejercicio es interesante. 😛

    Bueno…, abramosle la puerta al mal…

  9. reaccionario!!!!

  10. jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja
    (TOUCHÉ)

  11. siento lo insidioso de los comentarios…mejor hubiera dicho:
    “mmm…bueno, pero qué les parece si traemos el De Malo de vuelta a 2007?”…mucho mejor…me disculpo tb por el spam…

  12. EStoy seguro que es absolutamente necesario repensar algo así como “lo malo” quizá sin el “De” que nos lleva demasiado pronto a un MARCO de interpretación “escolar(con)elástico”, sorry escolástico . M;MMMM

    Pero como me vengo intuyendo ghace un tiempo el post post post -de la modernidad y todo lo demás, (que ya tiene mas de 30 años)- no debe ni dispensarnos ni impedir un juicio ético moral…

    De alguna parte tiene que salvarse aquello, pero amigos si hasta Derrida se pego la Ascurria salvando la idea de Justicia desde mediados de los 80’s hasta que estiró (la pata)…
    Pero el tema no es ahora la “posibilidad o imposibilidad” de los juicios morales, sino un comentario a propósito de LAvelle (de quien acabo de encontrar un libro en la casa de Alvarux que me facilita su PC, así qeu en un par de dias he de leer algo de este tipo)….

    Por otra parte me qeuda dando vueltas la idea de Hangedman quien explica en tonol Lavelliano que analizando una experiencia INTIMA, PERSONAL puede el filósofo desentrañar los TRES MODOS DE PARTICIPACIÖN que él presenta (REcien vi la introduccuion a la ontología entre los libros de este pelafustán asi que todavia no lo leo asi que le creo en que esos son -ahjh un detalle sólo le costo 3 Gambas :S De lo que se entera uno viendo la prima pagina); estos serian Ser, existencia y realidad. que si entiendo bien participan de algo OTRO que es el Ser-Acto o eficacia pura ¿VERDAD? De ser así no logro entender el estatuto de esa experiencia peculiar (que no es mistica supongo) que es capaz sin emabrgo de trascender su propia condición de participación, porque imagino que la PERSONA DONDE CABE ESA EXPERIENCIA PERSONAL E INTIMA -transida por un riguroso análisis- debe SER , EXISTIR o bien TENER REALIDAD. ¿Cual es luego la condición ontológica de esa experiencia reveladora??? AAAHHHH demás está decir que el problema no puede ser el fundamento ahi donde se argumenta en virtud de la participación… AQuello está PRESUPUESTO… más no el estatuto de aquella experiencia..
    Saludos Alle-n-dianos

    PS:::: como olvidar esos cigarrillos es lo más cercano a un mono que me he fumado 😀

    SAludos Allendianos

  13. miércale, esa es LA pregunta!!!…bueno, Allendenko, no me vas a creer, pero es exactamente la misma que yo le he formulado a Hangedman a través de nuestras constantes divagaciones metafí-chelas…digo lo siguiente a riesgo de targiversar la respuesta de Hangedman y, más bien, esperándola: el presupuesto es una “intución” positiva del Ser-Acto puro…o sea, del Bien(ayúdenos por favor Hangedman)…siempre mi pregunta-contestación era: ¿pero por qué no puede haber una intuición “negativa”, con la misma perfección de la otra? (recuerdan ya aquella cuestión, frente a la laguna Sausalito?)…todo mi problema con ello, es el concepto de “intución” (nunca me ha convencido en ninguna de sus acepciones)…volviendo a 2007: interpretativamente, en Badiou, una “intuición” es una “decisión” sobre lo real, y lo real es siempre lo inconmensurable(del estado parlamentario, de los intrincados vericuetos de lo amoroso, de la vieja retaguardia del arte y de los irresolutos problemas científicos ya enmohecidos). Aunque me gusta esta posibilidad, la pregunta es como el junco…entonces: ¿cuál es el estatuto ontológico de la revelación?, de ser la “intuición” lavelliana en el sentido positivo(como recuerdo era la respuesta según Hangedman), ¿por qué no podría haber una en su aspecto negativo? AH?

  14. Download Free Software | Games | MP3 | Activat & Serial Key
    http://ddl2.santran.net

  15. El bien y el mal solo existen por que el lenguaje y el prisma donde se mire se los permita. Yo creo que en el afán del hombre por clasificar los elementos y acciones de su existencia no se ha dado cuenta que al final, lo bueno y lo malo son antónimos y/o sinónimos o incluso ninguno de los dos.

    Y si uno piensa en el diablo el malo maloso, el gran archi-enemigo, el padrino del infierno.
    Como dijo Giovani Picco de la Mirandola, es uno de los personajes mas virtuosos de cultura occidental, hace el mal, pese a que se enfrenta con una fuerza cósmica de proporciones y nunca se rinde y siempre sigue siendo malo… Y la perseverancia es algo que muchos admiramos.

    Al final, bueno, significa un signo de manifestación aprobatorio de quien lo dice. Y malo, de quien lo reprueba. Examinando la vida de uno puede encontrar sucesos malos, o buenos que terminan siendo en perspectiva, lo contrario…

    En una afán por clasificar el ser humano se vuelve mas cuadrado…

    Termino con un insulto a quien se ponga el poncho…
    Positivistas de mierda.

    Saludos Don Mario.

  16. totalmente de acuerdo, quién acervera a través de una limitación de la subjetividad a la mera comprobación de lo sucedido “objetivamente” y arrincona el resto como burdos mundos sin realidad, deben ser denostado. Sin embargo, el relativismo subjetivo posmoderno, cuyas raíces pueden, incluso remontarse a Nietzsche (de quién no es difícil aceptar que es uno de lo sofístas modernos, junto a Witgenstien) no lo hace mucho mejor engendrando los peores “males” para nuestras sociedad: es en función de este relativismo que el “concenso” se ha tornado la piedra de toque de toda fundación democrática y fundamenta el régimen parlamentario actual(a cuya base está la lógica del capital); también del procedimiento científico(donde se puede leer que cualquier apelativo a lo “positivo” es obsoleto), registro de ello es la “refrendación” popperiana(aunque no queda de otra, no?); entre otros. La fijación de la medida de la realidad a través de la lengua no hace más que limitar la subjetividad no solo ya al mero hecho, sino a los “múltiples hechos” del habla: un hecho concreto se sustituye por múltiples hechos subjetivos. Puede arguirse que el “sema” no es un hecho. Aceptado, pero: ¿no es esencial al sema ser multívoco y, por lo mismo, necesitar del concenso que alimenta la retórica reaccionaria?…ay ay ay…que me puse rojillo…jijijijiji

  17. mmmmmmmmmmmmmmmmmm, siii esta bueeenooooo!!! Pero… Qué dice el Lavelliano!!!!!!!

    Para no perdernos

  18. Oye johan cómo estás para un Taller-ciclo-de-ponencias sobre Nietzsche para Noviembre?????
    Aunque está por decidirse el tema

  19. Y sin entrar en la discusión propiamente tal y pidiendo disculpas por ello solo puedo decir que creo más necesario hacer algo que hablar de ello y en este caso hablar de el bien y de el mal no ha llevado a otra cosa que enaltecer la mente y empobrecer el acto-cuerpo.
    2000 años de doctrina cristiana que no ha evitado derramamientos de sangre y que solo trata de explicarlo todo desde una visión pseudo espiritual, desconectando nos del cuerpo como si la flauta fuera menos importante que el flautista.
    Yo en este minuto creo que el bien y el mal no existen. Creo que son solo proyecciones basadas en la experiencia de lo que ocurre en la realidad.
    Siendo así el ejercicio mental vendría siendo no pensar sobre el bien y el mal como absolutos si no hacer posible que halla un encuentro con ese bien que proyectamos.

  20. Me parece perfecta la pregunta de Allendenko y su acotacion por Johan.
    ¿Cuál es el estatuto Ontológico de la condición reveladora del Ser-Acto?
    ¿Por qué no se puede escoger la “negatividad”?

    Yo creo que desde Lavelle sí se puede, y en ese sentido iba mi alegato a la relación “libertad/conciencia de partícipe” y la confusión “partícipe/paticipado”, desde donde creo, el Non Serviam se vuelve pletórico de sentido.

    Pero Hangedman me corrigió por messenger diciendo que para Lavelle no todo modo -que es modo de ser- es participación. Y ahí el cuento me hiso “tilt”.
    Así que necesitamos del Lavelliano por aquí… (si alguien lo ve, mandelo

    Ahora, me parece super interesante lo de Orate, eso de meter el cuerpo (bueno, el cuerpo es siempre lo que se mete :mrgreen: ) pero me parece que opera sobre la confusión común de la mayoría de la gente, pensar quer cuando hablamos de filosofía hablamos de un espacio “otro” a lo corporal; y NO, siempre se trata de lo corporal. No hablamos de otra cosa que del cuerpo. El Cuerpo es el lugar por excelencia de todo pensar; es más todo pensar no es sino cuerpo.
    El problema entonces no es meter el cuerpo, sino evidenciarlo como lo ya metido; que es lo que el degenereque de Johan a tratado de hacer sistematicamente en está discusión…

    Así que ya saben, si alguien ve a Hangedman, mandelo de inmediato para acá…

    Un beso.
    Shakita lindo precioso.

  21. Buenas, señores:

    Respecto a las respuesta que he leído frente a la problemática planteada, me gustaría aclarar ciertas cosas en lo que a la respuesta de Lavelle se refiere:

    En el comentario n 12del blog hay un problema en la interpretación de las tres perspectivas de Ser, existencia y realidad..no es que participen de algo “otro”, sino que son 3 perspecticas del absoluto, en su Ser (fuente), existencia (Acto) y realidad (efecto)

    Frente a la cuestión de “escoger” la “negatividad”, hay un círculo argumentativo….si tomamos el ser en su univocidad y universalidad, la afirmación del ser y el ser en ultimo término son una y la misma cosa, por lo tanto al tratar de negarlo, afirmo la negación por lo tanto ya estoy suponiendo al ser, en esto radica la imposibilidad de plantearse una nada como contraposición al ser…ni siquiera el mismísimo Sartre, existencialista, ateo, en su segundo período filosófico se atreve a hablar derechamente de la “nada” sino de una especie de cogitación de la angustia, que supuestamente vislumbraría la nada, pero que ni el propio Sartre reconoce a cabalidad..

    Frente al estatuto de esa experiencia ontológica…creo que comenté en mi post anterior, que la filosofía lavellena no se limita a ser un manual para llevar a una experiencia mística…si bien es cierto, esta experiencia debe ser buscada, cogitada, pero no comunicada , hay ciertas huellas (vestigum ,como lo llama descartes) de la idea de absoluto, de infinito, en último término, de Dios…esa busqueda es el primer paso para esta experiencia metafísica posteriormente plasmada por lavelle en un discurso filosófico, pero que al igual que en Anselmo y Descartes, no es ni lógica ni conceptual..es inmediata, intuitiva…

    volviendo al problema del mal, y viéndolo desde la perspectiva lavelleana, es algo que si bien tiene caractér ontológico (como modo), se juega en su desarrollo (como dato)…es por eso que un mismo acto puede ser bueno para alguien y malo para otro….es simplemente un modo de ser, que se juega en la existencia…
    hay un cambio de perspectiva , de contenido, al ejercicio de éste…el mal es solo un contenido (como modo existente, eso es lo que puede catalogarse de malo o bueno) pero el ejercicio mismo, el obrar no es malo en sí (por lo tanto en Lavelle, sí tiene carácter ontológico el mal, pero SOLO como modo) guiado por el ejercicio de mi voluntad.

    Dejaré un cita que pueda aclara tal ves un poco mas, me gustaría extenderme pero obviamente por cuestiones de espacio no se puede, pero ojalá continúe la polémica..

    “Y no hay que asombrarse de que, persiguiendo aquí la asimilación del bien con el ser, pueda compararse el mal con el no-ser o con la nada, de tal suerte que el mal quedaría definido como una simple negación. es sabido que la ontología del bien se inclina naturalmente hacia esta tesis. esta es, no obstante, insostenible, pues no hay contrario del ser: el no-ser o la nada no es nada, mientras que sabemos que el mal es una realidad positiva. es en la voluntad misma el afán de destruir o anonadar (o lo que viene a ser lo mismo, de rebajar o pervertir). pero no explicaremos la verdadera noción del mal sino recordando una teoría de los contrarios que hemos expuesto ya varias veces, a saber y ante todo, que ambos contrarios no estan en el mismo plano, puesto que hay uno de ellos que debe ponerse primero para que pueda negarlo el otro, y en seguida, que esta dicotomía entre los contrarios se efectúa siempre en el interior de un término soberanemente positivo y de suyo sin contrario, pero que no puede participárselo sin evocar lo excluído por esta participación, lo cual debe considerarse respecto a él tan sólo como una negación. así el bien, en cuanto es idéntico al ser, carece de suyo de comtrario, pero hay un bien relativo que es inseparable de la existencia y evoca como contrapartida un mal del que puede decirse que es todo lo que dentro el ser resulta rechazado por la existencia fuera de ella, sea en virtud de su necesaria limitación , sea en virtud de una operación negativa de su libertad”

    saludos

    “Ver el mundo en un grano de arena, y el cielo en una flor del campo, tener el infinito en la palma de la mano y la ternidad en una hora”

  22. Uf!
    Había desconsiderado el tema de la univocidad del Ser en Lavelle…
    ummmm
    Lo pensare… y de ahí te contesto…

    Me gustaría saber eso sí que piensa Allendenko ya que hay algunas cosas en tu post que yo se deben haberle dolido…

    Recuerdo la converzación en la laguna Sausalito que cita Johan cuando terminamos afirmando tu delirio al tiempo que tú lo defendías como genio… jajajajajajaja…

    Pensare y mientras pienso vere que te responden.

  23. Hi all!!

    What do you think about love? >:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: