En la mañana…

Ayer celebre el cumpleaños con unos chicos, literalmente unos “chicos”; unos amigos (uruguayos, argentinos y chilenos) nos juntamos y sólo había una chica. Así que terminamos converzando toda la noche, no he dormido nada y ahora voy a ayudar a una convención de terror, para despues irme a leer Derrida.

El tema es que en medio de la discusión, la cerveza, los cigarros y el vino navegado (exportación no tradicional que hemos popularizado con cuanto argentino viene a beber con nosotros) entre todos los temas que revisamos -que son muchos si consideramos que en este tipo de situación uno no sólo arregla el mundo sino también sus alrededores- salió el tema del aborto, y entre las dos posiciones extremas (un católico peronista por un lado y un trotskista “autoproclamatorio” por otro 😛 ) en realidad no hubieron muchas posiciones intermedias.

Yo ya había escrito sobre el tema del aborto en este blog y si lo hago de nuevo es que la discusión de esta noche tomo un matiz distinto.

Resulta que el compañero marxista [revolucionario, tercermundista y proletario 😉 ] defendía el derecho al aborto desde una reivindicación de la libertad, entendida esta como el puro derecho de elegir… ¿Elegir qué?… Lo que sea.
Derecho inalienable que no puede ser subsumido a ningún dictado.

Y por otro lado el chico católico, alegaba contra el aborto, arguyendo que; si bien en un momento podía considerarse como una reivindicación legítima, en tanto parte de un proceso emancipatorio; hoy la situación ya no era esa, producto de la reconfiguración del capital transnacional, para el cual en la actualidad la familia como una unidad económico-social no es viable y que además pensar la libertad como el puro derecho de elección era una abstracción de caracter metafísico.

Eso a grosso modo. (hubieron muchos matices)

Y bueno…
Resulta que pasé la noche -entre otros- con:

  • un marxista liberal y
  • un católico materialista histórico.

y la verdad…,

YA NO ENTIENDO NADA

Esta bien, he estado en situaciones confusas antes. ¡Pero esta es de antología…!

No pongo mi posición en el debate, pues me parece un tema interesante a discutir…

Un beso a todos.
El Insidioso Doctor Fu Manchú 
(Mario)

Anuncios

3 comentarios

  1. Recuerdo tu cumpleaños 33
    con crucifixion y todo.
    Un abrazo gigante desde los Chiles para ti.

    Oye, mi querido Shaka, tengo algo en mi blog que de seguro te hará reir y recordar la amiga que dejaste en Chilito.

    Espero que lo leas, y sigas el temita….me gustaría ver la arqueología que saldría de vos.

    Un beso enorme! y puede ser que en el verano nos encontremos. Te parece??

  2. ya que el Insidioso Doctor no se pronuncia, yo lo haré desde la retaguardia:
    si entiendo bien, la posición capital-parlamentaria(llamémosla del “Sr. C.” y dejemos de lado lo religioso por cuestiones de complejidad) del Sr. C. suponía la subvaloración del aborto por cuestiones de tipo logístico y de recursos(“el capital sigue su curso y es implacable, el aborto es innecesario como posición de reivindicación individual”), estoy de acuerdo en que la posibilidad de cualquier ruptura con la iteratividad de la naturaleza – una decisión – es, por supuesto, nula en sí misma. Sin embargo, la decisión no es una “potencia” intelectual o del “espíritu”; pero tampoco es un acto puro…Una decisión nace y desaparece “a una” con “sus” efectos o consecuencias, de hecho, lo hace en ruptura con lo establecido y su la repetición, solo en este sentido: “esto será diverso”…Para el caso del aborto, de cualquier forma, la decisión no solo toma el carácter de “trascendental” en función algunos valores que, simplemente, ya he dicho no voy a tratar, sino tambien de otros biologicistas. Me refiero a esto observando que (ateológicamente) para ciertas culturas asesinar a un gusano o una vaca es tan ¡o más! terrible que asesinar a un humano, que es lo que “será”, a fin de cuentas, ese “no humano” que es embrión antes de la 12 semanas. En esta mi opinión transitoria(como toda opinión), creo que la postura del “Sr. R.”(por rojillo), me parece menos intespestuosamente enmohesida, abriendo el pensamiento acerca de una decisión que no sea su propio centro, sino el reconocimiento de sus consecuencias, en otras palabras…Por qué no preguntarle a la niña “bueno, aborto, pero ¿qué esperas?”, al fin y al cabo, ¿para que están los sicólogos si no, señores?…por cierto, por favor, no le digan al Sr.C. que lea a Habermas, no le den uerda, ah? muahahahaha

  3. a propósito…Feliz Natalicio, mi wen amigo!!!!!…jijijijiji, cúideseme, se lo aprecia…

    Fe de Erratas: “uerda”= cuerda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: