Elecciones y los Redondos

(Mañana) Votaciones en Argentina.
Un amigo me decía el otro día; que la única diferencia entre democracia y dictadura es que en democracia “eliges” quien te oprime.

Y así en la Argentina. Un gobierno democrático con desaparecidos; y no hablo sólo de Julio López (que sigue desparecido) sino también de todas esas mujeres secuestradas y desparecidas en democracia para ser integradas a redes de prostitución o extracción de órganos.
Un país que puede alimentar diez veces a su población, mientras los indios Toba y Wichis mueren de hambre en el Chaco, padeciendo enfermedades medievales como tuberculosis o ¡lepra!.

Y así la cosa suma y sigue.
Mientras el gobierno y los políticos de turno se dedican a mantener el orden social.

Mauricio Redoles -poeta chileno- canta: “Yo prefiero el caos a esta realidad tan charcha…”

Por eso más que escribir sobre las elecciones Presidenciales en Argentina, me parece mejor subir este tema de los Redondos.
Más claro echarle agua.

Anuncios

Una respuesta

  1. He sido el triste testigo de la caida de las utopías sin haberlas visto flocerer. Nacida en Chile en 1978, cuando la dictadura daba sus más jugosos frutos. Tenía muy pocos años cuando el régimen de Pinochet cayó ante la promesa de la democracia.
    ¿Tenemos democracia en América Latina? Claro!!! alguien podría dudarlo? Salvo en contados lugares, cualquiera puede decir y hacer lo que le plazca y cuando le plazca… en Chile contamos con la alegría de elegir gracias a los sistemas crediticios, entre los productos de más alto nivel tecnológico -incluso teniendo sueldos ridículamente pobres-, nadie nos impide elegir el colegio, la universidad o la cínica que se nos ocurra… La triste salvedad a toda esta maravillosa promesa cumplida es que, por más que gritemos, los alaridos del descontento jamás serán tomados en serio por estos quienes dirigen la política, al contrario, serán remitidos a los sobres de la delincuencia o serán desperfilados como producto de quienes no se incluyen porque “no se esfuerzan”.
    Elegimos, somos libres de elegir, siempre y cuando podamos pagar…
    Estamos atados a la libertad de decir y a la imposibilidad de participar. El punto es que si seguimos golpeando las puertas de las casas de gobierno, estaremos perdiendo el tiempo por muchas generaciones más. La respuesta va por una vía alternativa. Es necesario deconstruir el concepto tradicional de ciudadanía… Pero ¿Cómo lo volvemos a configurar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: