Cuestión de Macacos.

Recuerdo que hace años un profesor nos decía: “El mercado es lo más importante que le ha pasado a la subjetividad del hombre en su historia”.
Interesante comentario por varias razones; una noción historicista de la constitución de la subjetividad -recuerdo- es lo que más me llamó la atención por aquel entonces.

Sin embargo, si bien podemos decir que el mercado es algo que “pasó” (en tanto espacio simbólico de intercambió de mercancías). ¿Podemos afirmar lo mismo respecto del mercado en tanto lugar de socialización a partir del intercambio? ¿No será más bien natural? ¿Parte del ADN de nuestra especie?

¿No sería lo más importante entonces -para nuestra historia y para ser precisos- la inmaterialización de estos procesos?

No se trata de la afirmación de la inevitabilidad del Capitalismo, ni de ninguna afirmación -fatalista- por estilo; sino mas bien de un problema anterior (lógica e históricamente) a la pregunta arriva planteada. Se trata de la pregunta por la inevitabilidad de los mercados como factor determinante en el desarrollo humano.

Es una pregunta de abecedario. Una simpleza. Está bien, lo acepto.
Pero es una simpleza para nada simple.

Una simpleza muy importante -sobre todo- para aquellos que creemos que se puede vivir -mejor y más humanamente- fuera de estás lógicas y sistemas.

Hoy día encontre está noticia en el diario:

En el periodico La Tercera…:

Chimpancés aprenden a comerciar pero no lo demuestran en estado salvaje
Cuando a los animales se les ofrecían un trueque que no les convenía, rechazaban la propuesta.

30/01/2008 13:06

chimpance

Los chimpancés que viven en el ámbito de un laboratorio son capaces de aprender a comerciar, aunque en simios en estado salvaje no existe una economía del trueque, informa el equipo de la psicóloga Sarah Brosnan de la Universidad Estatal de Georgia en Atlanta, en la reciente edición de PLoS One.

Después de que los investigadores entrenaran a los chimpancés, los animales se mostraron dispuestos a intercambiar un alimento poco apreciado por ellos como las zanahorias, por sabrosas uvas.

Pero según explicó Brosnan, cuando les ofrecían un trueque que no les convenía, rechazaban la propuesta.

Junto a sus colegas, la especialista ofrece una explicación. Indica que en un estado salvaje, los chimpancés no acumulan pertenencias y así tampoco tienen ocasión de comerciar. Por eso a los simios les faltan “normas efectivas de propiedad”, señala.

Además cuesta energía imponer el cumplimiento de reglas de comercio una vez desarrolladas, motivos por los cuales los animales habrían renunciado a ello.

El comercio resultó ser un estímulo en el desarrollo de los seres humanos, posibilitando que cada especialista en su área, como los artesanos, intercambiara un producto de alta calidad por otro. Esto tiene ventajas para ambas partes al impulsar sus respectivas especialidades y permitir el desarrollo de nuevas capacidades.

Anuncios

2 comentarios

  1. Es una pregunta al margen del capitalismo, pues -contrario al discurso falso de tantos ideólogos de derecha- capitalismo no es sinónimo de mercado; bien saben que el capitalismo implica toda una serie de estructuras y relaciones que no están contempladas en el simple mercado. Basta con decir que hubo mercado antes de capitalismo.

    Respecto a lo de los simios, hay que tener en mente que el conocimiento existe al convenirle a alguien, por lo que hay que ser escépticos al respecto. Bien puede ser que se desarrolle ese comportamiento en cautivero por un asunto mimético (imitando a humanos), pues no es natural de ellos si en estado salvaje no está presente.

    El ADN (junto con todo lo genético) es el fetiche nuestra época, eso a lo que le achacan todos los problemas. Se busca un gen de la riqueza, de la pobreza, de la violencia, etc. El intercambio, al ser una conducto compleja, dudo que responda a un gen (o incluso a un grupo de genes). Indudablemente nuestra genética permite ese comportamiento (o no podríamos actuar así), pero que lo determine es -como decimos por acá- otro plato de arroz.

  2. Efectivamente capitalismo y mercado son distintos. Y hay distintos tipos de mercado, también.
    El tema es: “de la pregunta por la inevitabilidad de los mercados como factor determinante en el desarrollo humano”; que es un tema anterior.

    Si mí problema no es sólo con el capitalismo, sino también con la modernidad; pero no es sólo con la modernidad, sino también con la historia; pero no sólo con la historia, sino también….

    Si la relación biología/cultura no es una relación unidireccional de un determinismo simple, sino más bien una biyección, una mutua implicancia. Por eso cuando decimos ADN también decimos cultura y viceversa.
    Es interesante en todo caso citar a Hegel, cuando en su crítica-demoledora- a la frenología, rescataba en todo caso la idea de la materia como base de sustentabilidad del alma. (mmm interesante)

    Pero mejor, no nos desviemos… 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: