¡Dejé de fumar!

Y bueno, dejé de fumar; así, como se hacen la cosas…, de un día para otro.
Ya no fumo más.

Claro que escogí un momento tremendamente tensional para dejar de fumar; estoy a punto de quedarme en la calle. Y bueno de tres paquetes de cigarros -en promedio al día- a cero cigarros, en medio de una situación de stress terrible; siento deseos de matar a alguién.

Pero la verdad no ha sido tan terrible como debiera haberse esperado la falta de cigarro; la verdad, no lo he echado de menos. Claro, la tensión es mayor pues me falta nicotina en la sangre y el cerebro, pero para ser sincero, no pienso en cigarro o lo echo de menos. Supongo que ya me vendra la abstinencia.

Pero como escribe Nietzsche: “De la escuela de la guerra de la vida; lo que no me mata me hace más fuerte”

Un beso -carente de nicotina- a todos.
Mario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: