FUKAN ZAZENGI (Dogen Zenji)

Dogen Zenji es el fundador de la escuela Soto Zen.
Conversábamos con un amigo (que se ha acercado mucho al budismo), respecto de aquellos que se hacen budistas y lo viven desde la noción heredada de religión.
A mí me parece que está bien que lo hagan si eso les da felicidad (al fin y al cabo, hoy -y quizá siempre- es lo único que importa; ser felices). Pero mi noción es distinta.
Para mí, siempre el budismo y en especial el Zen ha consistido en volver a los origenes, vover a la raíz; al estado natural de la vida; a la condición natural del ser humano.
En simplemente respirar.
Y esto es lo que a mí me hace feliz.

Este texto es un regalo para Manolo.

FUKAN ZAZENGI
“La Promoción Universal de los principios de Zazen”

Dogen Zenji

Dogen Zenji

“EL CAMINO es básicamente perfecto y todo-penetrante. ¿Cómo podría depender de la práctica y la realización? El vehículo-Dharma es libre y no tiene trabas. ¿Qué necesidad hay para el esfuerzo concentrado del hombre? En verdad, el Cuerpo Entero está mucho más allá del polvo del mundo. ¿Quien podría creer en un medio para limpiarlo? Nunca está separado de uno mismo justo donde uno está. ¿De qué sirve irse por aquí o por allí a practicar?

Y sin embargo, si hay la menor discrepancia, el Camino está tan distante como el cielo de la tierra. Si surge el más mínimo gusto o disgusto, la Mente se pierde en confusión. Supón que uno adquiere el orgullo de la comprensión y magnifica la iluminación propia, dando un vistazo a la sabiduría que corre a través de todas las cosas, aprehendiendo el Camino y clarificando la Mente, despertando una aspiración para escalar el mismo cielo. Uno está haciendo las excursiones parciales, iniciales, por las fronteras, pero aún es un tanto deficiente en el Camino vital de la emancipación total.

¿Necesito mencionar al Buddha, que poseía un conocimiento innato? –la influencia de sus seis años de sentarse erguido se percibe todavía. ¿O la transmisión de Bodhidharma del sello de la mente? – la fama de sus nueve años de sentarse frente al muro se celebra hasta el día de hoy. Dado que este era el caso con los santos de antaño, ¿cómo pueden los hombres de hoy en día prescindir del trabajo en el Camino?

Debes por lo tanto abandonar la práctica basada en la comprensión intelectual, la persecución de las palabras e ir tras el lenguaje, y aprender el paso de retroceso que gira tu luz hacia el interior para iluminar tu yo. Cuerpo y mente caerán por sí mismos, y tu rostro original se hará manifiesto. Si quieres alcanzar la talidad, debes practicar la talidad sin demora.

Para zazen, una habitación silenciosa es adecuada. Come y bebe moderadamente. Haz a un lado toda preocupación y cesa todas las ocupaciones. No pienses en bueno o malo. No administres pros y contras. Cesa todos los movimientos de la mente consciente, la evaluación de todos los pensamientos y puntos de vista. No tengas intención alguna de convertirte en un Buddha. Zazen no tiene nada que ver con sentarse o acostarse.

En el sitio donde te sientas normalmente, despliega una estera gruesa y pon un almohadón encima. Siéntate ya sea en la posición de loto completo, colocas primero el pie derecho sobre el muslo izquierdo y el pie izquierdo sobre el muslo derecho. En la posición de medio loto, simplemente apoya el pie izquierdo contra el muslo derecho. Debes tener la túnica y el cinturón atados flojamente y arreglados ordenadamente. Luego coloca la mano derecha sobre la pierna izquierda y la palma izquierda (hacia arriba) sobre la palma derecha, con las puntas de los pulgares tocándose levemente. De esta manera siéntate erguido en la postura corporal correcta, sin inclinarte a la izquierda ni a la derecha, ni inclinándote hacia adelante o hacia atrás. Asegúrate que las orejas estén en un mismo plano que los hombros y la nariz alineada con el ombligo. Coloca la lengua contra el paladar de la boca, con labios y dientes cerrados. Tus ojos siempre deben permanecer abiertos, y debes respirar suavemente por la nariz.

Una vez que haz ajustado la postura, haz una respiración profunda, inhala y exhala, balancea el cuerpo a izquierda y derecha y asiéntate en una posición sentada inmóvil, estable. Piensa en no-pensar. ¿Cómo piensas en no-pensar? No-pensando. Esto es en sí mismo el arte esencial de zazen.

El zazen del que hablo no es aprender meditación. Es simplemente la puerta-Dharma del reposo y el gozo, la práctica-realización de la iluminación totalmente culminada. Es la manifestación de la realidad última. Trampas y lazos nunca la pueden alcanzar. Una vez que se aprende su corazón, eres como el dragón cuando llega al agua, como el tigre cuando entra a la montaña. Porque debes saber que justo allí (en zazen) el Dharma correcto se está manifestando a sí mismo y que desde el principio embotamiento y distracción quedan a un lado.

Cuando te levantas de sentar, muévete lenta y silenciosamente, calma y deliberadamente. No te levantes súbita o abruptamente. Al examinar el pasado, vemos que la trascendencia tanto de la no-iluminación como de la iluminación, y morir estando ya sea sentado o parado, ha dependido enteramente de la fuerza (de zazen).

Por añadidura, la obtención de la iluminación por la oportunidad provista por un dedo, un estandarte, una aguja, o un mazo, y la consumación de la realización con la ayuda de un hossu, un puño, un bastón, o un grito, no lo puede comprender plenamente el pensamiento discriminatorio del hombre. En verdad, tampoco se puede conocer plenamente por la práctica o realización de poderes sobrenaturales. Debe ser comportamiento más allá del ver y oír del hombre -¿no es acaso un principio que es anterior a este conocimiento y percepciones?

Siendo este el caso, inteligencia o falta de ella no tiene importancia; entre el lerdo y el ingenioso no hay distinción. Si concentras tu esfuerzo unánimemente, eso es en sí mismo ejecutar el Camino. La práctica-realización es naturalmente impoluta. Avanzar (en la práctica) es una cuestión de cotidianeidad.

En general, este mundo y otros mundos también, tanto en India como en China, mantienen por igual el sello de Buddha, y prevalece sobre todos la cualidad de esta escuela, que es simplemente la devoción a sentar, el compromiso total en el sentar inamovible. Aunque se dice que hay tantas mentes como hombres, aún así (todos) resuelven el Camino solamente en zazen. ¿Por qué dejar el asiento que existe en tu hogar y partir sin rumbo a los reinos polvorientos de otras tierras? Si das un paso en falso, te alejas del (Camino) que está directamente frente a ti.

Has ganado la oportunidad fundamental de la forma humana. No uses tu tiempo en vano. Estás manteniendo el funcionamiento esencial del Camino de Buddha. ¿Quién se complacería vanamente en la chispa de un pedernal? Además, forma y sustancia son como el rocío sobre la hierba, el destino como la flecha de un relámpago –vaciados en un instante, desaparecidos en un destello.

Por favor, honorables seguidores del Zen. Acostumbrados desde hace tiempo a manotear el elefante, no sean suspicaces del verdadero dragón. Dediquen sus energías a una forma que señala directamente lo absoluto. Reverencien al hombre completamente realizado que está más allá de toda intención humana. Adquieran la concordancia con la iluminación de los buddhas; sean sucesores del legítimo linaje del samadhi de los patriarcas. Practiquen constantemente de esta manera y tendrán la seguridad de ser una persona tal como ellos. Vuestro depósito del tesoro se abrirá por sí mismo, y lo usarán a voluntad.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: