Tailandia: Torturas y malos tratos

En la página de Acciones Urgentes de Amnistía Internacional:

Tailandia: Torturas y malos tratos
Ismael Tae (h), de 22 años, Amisi Manak (h), de 23 años, Ruslan Tuyong (h), de 23 años, Waerosalee Latae (h), de 23 años, Romlee Latae (h), de 21 años

La mañana del 15 de agosto, los cinco universitarios musulmanes citados anteriormente fueron detenidos por una unidad militar, que previamente había torturado a dos de ellos. El grupo, perteneciente a la Universidad de Rajabhat, situada en la provincia de Yala, al sur del país, se encuentra en grave peligro de sufrir tortura.

La Fuerza Especial de Operaciones 11 detuvo a los estudiantes en las residencias universitarias en las que se alojan. Al día siguiente, en la base de la unidad militar, recibieron la visita de familiares y amigos, que supieron que no se los había torturado. El 18 de agosto, se trasladó a los cinco estudiantes a la Academia de Policía de Yala.

Los cinco son miembros de una organización estudiantil, la Federación de Estudiantes de Yala, que organiza actividades de formación y educación en derechos humanos en dicha provincia. Se encuentran especialmente expuestos al peligro de ser torturados para forzarlos a confesar su implicación en el movimiento insurgente que, desde 2004, se encuentra en activo en el sur de Tailandia y que ha enfrentado a insurgentes musulmanes con las fuerzas de seguridad y con la población civil, mayoritariamente budistas.

El 27 de enero de 2008, dos días después de que la Federación de Estudiantes de Yala organizara en una aldea de la misma provincia una charla sobre educación en derechos humanos, la Fuerza Especial de Operaciones 11 detuvo a Ismael Tae y a Amisi Manak. Los torturó, primero, la Fuerza Especial de Operaciones 11 y, después, unos soldados de un campamento situado en la vecina provincia de Pattani, en un intento por forzarlos a confesar su implicación en los movimientos insurgentes del sur del país. El 4 de febrero, a pesar de que los estudiantes no habían hecho confesión alguna, las fuerzas de seguridad los pusieron en libertad.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
En enero de 2004, los insurgentes musulmanes de Pattani, Narathiwat y Yala, las tres provincias tailandesas de mayoría musulmana, situadas al sur del país, retomaron el conflicto armado que, durante décadas, los ha enfrentado con las fuerzas de seguridad y con la población civil, mayoritariamente budistas. Los insurgentes han presentado una larga lista de quejas y reclamaciones, entre las que se pueden citar, discriminación religiosa contra los musulmanes, falta de desarrollo económico del sur del país, un deficiente sistema educativo y autonomía regional. Varios gobiernos tailandeses han reaccionado ante esta situación, principalmente, utilizando la fuerza y, durante el último año, ha aumentado la frecuencia con que las fuerzas de seguridad hacen uso de la tortura.

En 2007, Tailandia firmó la Convención de la ONU contra la Tortura, que prohíbe expresamente el uso de la tortura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: