35 años…

Hoy -11 de septiembre- hace 35 años, Chile vivio uno de los momentos más cruentos de su historia.
Un día como hay hace 35 años, las fuerza armadas y los dueños del país (apoyados por el Departamento de Estado de los Estados Unidos) acababan a sangre y fuego con el sueño de millones de chilenos, en la -sin precedentes- experiencia de la transición democrática y no violenta al socialismo.
Acababan no sólo con la vida del Compañero Presidente Salvador Allende Gossens, sino que también con miles de vidas en la mayor orgía de violencia genocida que recuerde nuestra historia.

La Moneda en llamas (La Casa de Gobierno) y la violencia desatada contra la residencia personal del Compañero Presidente, son símbolo inequivovo de una vocación y expresión palpable de un desafío, planteado y tristemente realizado por la reacción. La vocación de exterminio y el desafío de la recosnstrución de un país donde las masas populares y trabajadoras no sean actor protagonista y fundante de su propia historia.

Es mucho lo que se ha escrito acerca del proceso de la Unidad Popular. Es mucho lo que yo he escrito antes en éste blog.

Por eso hoy no escribo sobre eso.

Por eso hoy quiero reparar en lo no episódico del episodio. En lo no contingente.

Hace unas horas escuchaba hablar al Primer Secretario de la Embajada de Cuba en Argentina; quien relataba la historia de agresiones por parte del Imperio y de resistencias por parte del pueblo cubano.
Misma historia que ha empezado a conocer Venezuela y más brutalmente Bolivia.

Misma historia que conoce, han conocido y conoceran, aquellos que desde la perspectiva de un futuro mejor, libre e independiente de los intereses constituidos del capital, se enfrenten a la resposabilidad de apoderarse de su propia vida y existencia.

Pero sin embargo, debemos seguir intentandolo.

Debemos seguir dandonos de cabezas contra el muro en la certeza de que podemos derribarlo. Y en la convicción de que si no lo logramos (yo no creo que el socialismo sea inevitable, siempre podemos reventar el planeta antes); el acto de resignificar la vida en pos de la libertad y la autodeterminación, nos hace -el mismo- en su realización, de hecho, más libres.
Y por qué no decirlo, también más hermosos.

Puede sonar cursi decirlo, pero es verdad.

Por eso aún hoy (y quizás hoy con más fuerza) se impone la unidad. Durante años -por ejemplo- chilenos y argentinos han disputado la soberanía de un grupo de islas en el sur del continente. Y mientras peleamos, llega Gran Bretaña y dice -sin importale nada- que la Antártica le pertenece.

Chilenos y Bolivianos discuten acerca de la salida al mar de este último…, y mientras tanto la 4ª Flota estado-unidense sale al mar caribe y latino-americano

El enemigo sigue siendo el mismo. No ha cambiado.
(y sin embargo se escuchan a diario pseudo-izquierdiatas criticando cada vez que pueden, de manera perfectamente a-crítica, procesos de construcción reales como el cubano; parapetados en el trauma -invivido por lo demás- de una izquierda que no fue.)

Una vez más…; el enemigo…: sigue-siendo-el-mismo.

El Golpe de Chile del ’73 es un ejemplo, Playa Giron es un ejemplo, Granada, El Salvador, Vietnam, y Bolivia hoy por hoy; son ejemplos.

A lo mejor, no nos ha ido tan bien hasta ahora, pero como “dicen que decía” el Che (la frase es atribuida y no se conserva registro de ella; aunque es tremendamente cierta): “No se vive celebrando victorias, sino superando derrotas.”

Y para eso se necesita determinación. el corazón el llamas y, la cabeza siempre…, bien fría.

Ojala estén todos bien (cómo siempre 😛 ).
Y que sean todos cada día un poco más felices y un poco más hermosos.
Mario.

Anuncios

2 comentarios

  1. tristes recuerdos que poetas como neruda han sabido reflejar y detallar…

    un criminal que sube al poder matando sin piedad, el cual espero -y me asombro al decirlo- sufra bastante.

    abrazos

  2. Bueno, murió cayendose a pedazos.
    La verdad -y lo he escrito otras veces en este blog- hay un tiempo en que uno lo deseo; pero creo que hoy hay que conservarlo sólo como un mal recuerdo y como una lección. Eso sí, que nunca se olvide el terror de la dictadura; pues la memoria es política.

    Y él…, bueno, que él re-encarne en paramesio. 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: