Lo haríamos de nuevo! ¿O no?

Advertencia: éste post está muy desordenadamente escrito…

Hoy una amiga me invito al teatro aquí en Buenos Aires.

La obra: Déjala Sangrar
Una interesante mixtura de generos, que denota más que narra, la terrible historia de un nucleo subversivo durante la dictadura militar en Chile y el posterior reacomodo en “Democracia” de los miembros de su Dirección.
Y de la traición; traición que sufre -precisamente- la única “compañera” de extración proletaria.

Pero eso no es de lo que quiero escribir.
Sobre la obra -que es completamente recomendable- dejé el link más arriva, sí a alguien le interesa.

El tema es que -por asuntos de historia- ésta obra, no dejó de resultarme próxima.

¿Cuántos valerosos ex-combatientes (o no) conocemos, hoy convertidos en flamantes ministros y dignatarios gubernamentales?
Y no lo digo sólo por mí, que conosco a más de alguno.

¿Cuanto hoy preclaro y condecorado lider, no se cagó en la sangre de sus propios compañeros para estar donde está?

(No hablo de todos eso sí, aún respeto y aprecio a unos cuantos, que todavía llamo amigos)

Sexo y Política co-existían en complice connivencia, no siempre de la mejor manera; un “compañero” (superior jerárquico, porque así era nuestra vida) aseguraba se trataba de la tremenda irrupción de la vida creadora en sus más básicas y potentes formas en medio de tanta muerte. Y lo creo para él, y lo creo para mí y para algunos que conocí.
Pero la más de las veces se trataba sólo de Poder. De Poder brutal, disfrazado de compromiso.
De la reificación de la violencia burguesa, de sus modos de vida, de sus concepciones de mundo, al interior de la “rutina revolucionaria”.

Se dirá que no se puede hablar tan fácilmente de traición. Pues en el fondo eran (eramos) seres humanos, con unas pocas virtudes y, muchos defectos.
Y es verdad.

Pero pese a eso, si creo que se puede hablar de traición, pues los proyectos eran colectivos, los sueños eran colectivos.

Y la lucha también lo era… Pero… ¿Lo era?

Cada uno después tomo su camino.

Algunos se integraron.
Otros se radicalizaron.
Otros -en la disyuntiva de aceptar monedas de plata o enloquecer- nos fuimos para la casa.

Y es de éste tercer grupo del que quiero hablar.

No de todos por supuesto, sino de mí y los que piensan como yo…

Pues en éste tiempo de uno y otro lado a éste grupo, de ex-militantes -algunos con responsabilidades y otros no- de ambos lados se le ha criticado que son (somos) unos amarillos o que son (somos) unos termocéfalos.

Mi posición personal cuando veo a tanto joven militante comprometido es una mescla de enternecimiento y pena.
Enternecimiento porque nosotros eramos iguales en muchos aspectos. Pena porque es más fácil ser de la radical en democracia que en dictadura y cuando se les venga encima les va doler…

(…¡PERO CLARO GÜEÓN! SI USTEDES SE FUERON PA’ LA CASA Y LOS CABROS APRENDEN DE LO QUE QUEDA!… Me gritaba una amiga hace años cuando le decía lo mismo)

Lo que no le dije a la señora X (llamemosla así 😉 ) es que pertenesco (pertenecemos) a una generación, que cuando la cosa se puso dura y había que poner algo más que el discurso o la pose; pusimos el cuerpo (algunos siendo profundamente pacifistas -como yo- pero las trincheras, lamentablemente, sólo tienen dos lados) .
Pusimos nuestra biología, y la pusimos allí donde más riesgo corría.

Y no la pusimos sólo por nosotros, sino por todos aquellos que no podían ponerla.

Y que cansados o no, postmodernisados o no, o incluso la flor de renovados…, todo hace pensar que dada la radicalidad de lo hecho, dado el haber visto la muerte de frente y vivir para para contarlo; si la situación se repitiera, volveríamos a ponerla (pese -una vez más- a ser profundamente pacifistas), aunque esta vez no vivieramos para contarlo.

Si una cosa aprendimos es que el compromiso tiene muchas formas, pero la memoria es la misma.
Pero también aprendimos que no podíamos dejar de ser humanos en el camino, porque si así fuera, nos habrían ganado.

Yo al menos -más informado está vez- haría: exactamente lo mismo.
(y eso que estoy postmodernisado y renovado) 😉 😛

Me voy de aquí, este texto desordenado, es más bien la expresión de un estado de animo desordenado que se me produjo durante el regreso a casa, caminando por la 9 de Julio.

Un regalo a proposito de esto:

Mi generación-Francisco Villa

Ojala estén todos bien.
Mario.

Anuncios

3 comentarios

  1. Bueno de esos ejemplares hay muchos… Camilo Escalona fue unos de los que estaban ahi criticando a allende de amarillo mientras el mayoneso (carlos altamirano) daba un discurso a la marina diciendo que teniamos miles de fusiles para la resistencia. Y ahora adonde esta? es un social democrata que desesperadamente trata de imponer a Ricardo “Cagatealoschilenos” Lagos.

    Los vastagos de sirupanta abundan.

    Sinembargo, y reconociendo las razones que mario tiene en lo que dice, permitome tomas la momneda lanzada y mostrar la otra cara.

    Conocido soy por ser uno de los que cabalmente (estoicamente) ha permanecido en el mismo lado de la cuadra sin importar si lueve, truena, hace sol, o nos mean los milicos. Desde esa posicion he conocido a mucha gente que esta en el otro lado: los que se jugaron mas que el pellejo y ahora estan tan cagados que con suerte estan aun por ahi tratando de existir debajo de una piedra, o como yo digo a veces, viviendo en la clandestinidad interior.

    Mario (no el que todos conocemos): el año 73 ayudo a su vecina a escapar de lso milicos en osorno, era simpatizante del PS pero no militaba por que no sabia leer ni escribir. Lo fusilaron un 24 de noviembre en el puente del rio damas. Quien mandaba el peloton pololeaba la sazon con una prima de Mario, dio la orden de alza de miras y las balas les dieron en los muslos y no en la espalda. Cuenta que sobrevivieron 4 de lso 9 fusilados. Esta legalmente muerto y durante la dictadura nunca quizo dejar de estarlo pues eso significaba graves consecuencias para el y para quien de cierta forma le salvo la vida.

    Cesar: participo en el FPMR, se enfrento muchas veces a balazos con la cni en una de las poblaciones mas combativas de stgo. se desmovilizo el 90, hoy recoge basura aun que llego a tener 2 año de sociologia. Teme que si dice quien es y todo lo que hizo se le pueda perseguir. Por otra parte ¿quien el daria trabajo?

    podria decir de muchos mas pero siento que seria vulnerarlos. y claro quizas expornerme yo mismo.

    ellos quienes dieron la lucha armada, la que nos llevo al atentado a pin8, a carrizal bajo y a muchas demostraciones de fuerza que obligaron a la dictadra a negociar con los que despues fueron la concertacion, estan en muchos casos tan denostado, tan perseguidos, tan vulnerados, tan indefensos, tan humillados, tan heridos.

    Esos compañeros que tuvieron las agallas, que son heores, que son quienes de verdad se la jugaron… a ellos mis respetos y mi homenaje. y la esperanza que algun dia chile se recopncilie con ellos y reconozca la labro que hicieron, y que puedan caminar pro la alameda de allende con la frente en alto.

    Ekathos

  2. Amén…

    Soy Focvs
    Y la Mverte no es vbna Metáfora

  3. Sipos
    Y podríamos seguir añadiendo a la lista.

    Ejemplos de los que no se fueron pa’ la casa…

    C* por ejemplo, asesinado en plena democracia por un comando operativo que actúaba según su propia justicia. (ninguno de los cuales -por supuesto- fue apresado jamás)

    O S* retirado de su casa mientras apaleaban a su paraja embarazada de varios meses.
    Ambos en democracia; ambos se la jugarón por el cambio que ahora los niega, persigue y reprime.
    .
    Uno muerto, el otro convertido en un ciudadano de segunda.

    No escribí sobre eso porque es una de las caras que trata la obra y me quería centrar sobre lo no abordado.

    Pero sí, éste país tiene una deuda no reconida con muchos que se hicieron cagar la vida para que otros gocen la “democracia” que ahora para verse decentita debe negar, esconder y reprimir.

    Pero como también he escrito en éste blog yo soy un demócrata en lo que respecta al ideal democrático; pero sobre ésta democracia que no es sino el resultado de concretas determinaciones histórico materiales, hay que ser realistas y me sumo a los que dicen:

    yo prefiero el caos a ésta realidad tan charcha….

    Mario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: