Et Lux in Tenebris…

“et lux in tenebris…”

No es un misterio, para nadie que me conosca, que no me gustan los frailes…
No por ellos, sino por la Iglesia.

Me parece y siempre me ha parecido, que la fé, es una herramienta poderosa como verticalizadora de la voluntad; el verdadero camino ascensional del hombre; por lo cual podemos vincularnos a ella -si se quiere o no- conciente e instrumentalmente; pero también ortopedia -al estilo del andador infantil- que una vez ha cumplido su propósito, una vez que hemos madurado y ganado en autodominio, debemos abandonar para así, más libres, aprender y crecer.

El conocimiento, no es lo opuesto a la fé, sino su superación abarcadora…

Distinto es el caso de las estructuras de poder, que privan a ésta de su naturaleza, convirtiendola en una herramienta de dominación, manteniendo al hombre en la ignorancia e impidiendole progresar en el camino de volverse constructor y dueño de sí mismo.

La Iglesia, desde está perspectiva -hay que decirlo- ha cumplido un rol nefasto, en la historia de la humanidad.

No significa desconocer los aportes de espíritus libres que en ella puedan haber existido, no se trata de ignorar a quienes desde su fé han dado pasos y avanzado en la construcción y superación de la humano…
Se trata simplemente de reconocer que el corsé religioso-clerical a estrangulado, mas que dar nuevos aires a nuestra civilización y sus posibilidades.

Se trata de recatar lo religioso, pero sin lo religioso. De reconocer todos nuestros avances y retrocesos, y adueñandonos de aquello que nos pertenece, proseguir.

¿Que por qué escribo esto?

Por varias razones; una de ellas es la incomprensión de algunos amigos a mi relación con la Iglesia, relación que ellos han llamado de amor-odio. En realidad, no la amo, ni la odio, me parece sólo una realidad histórica, un momento de lo humano, que debe ser superado, pero del que debemos aprender…

El otro, y ligado al anterior es mi tremendo gusto por el Canto Gregoriano y lo monacal.
Hace un tiempo un amigo me reclamaba lo mismo que yo digo aquí, sobre el budismo (por lo de monacal que contienen algunas de sus formas) y yo le respondía que el budismo no es una religión -aunque puede ser entendida así- sino más bien, una filosofía operativa, y que desde ese punto de vista no se es budista al modo en que se es cristiano, judío o musulmán; y que lo monacal no es exclusivo de frailes, sino que como camino disciplinar, ha sido tomado por sabios, guerreros y muchos más…, de la misma manera que el ascetismo, no debe ser entendido sólo desde la lógica cristiana de la castración del cuerpo…

Acerca del Canto Gregoriano, me parece que la belleza es suficiente argumento, no obstante es tremendamente interesante estudiar las investigaciones que se han realizado y que muestran que genera dopamina, oxitócica, acetilcolina y endorfinas en el cerebro…

Así que  “et lux in tenebris…”, simplemente hay aprender a mirar.

Y aunque no fuera así, el Canto Gregoriano me gusta y ya. 😉 😛 jajjajajaja.

Gregorian Chant , et lux in tenebris…

Ojala estén todos bien 😉
Mario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: