El siniestro caso del “Torerito Méxicano”…

“Siempre me han aburrido y
repugnado las corridas de toros.”

Miguel de Unamuno

Guinness (no la cerveza, sino el libro de records 😉 ) ya informó que no reconoce el record del mexicano, Michel “Michelito” Lagravere (de 11 años de edad) quien impuso la marca mundial para su edad en una novillada a la que asistieron más de 3.500 personas, argumentando que: “No aceptamos records basados en matar o herir animales”…

El “prodigio” éste, se ha enfrentado con toros de mas de 270 kilos…, mostrándose ya a su tierna una edad, un avanzado en el arte de matar, con grandes posibilidades de calificar para bestia.

¿Quién es la Bestia?

Que es un niño me dirán…, que no se lo puede calificar así…, que creció en una cultura donde eso es normal…

Y la verdad, no me importa su edad, ni su cultura; el acto es bestial igual y, debiera estar prohibido y aquellos que lo cometen encarcelados. ¡Aunque sean niños!.

La “criatura” ésta, al enterarse de la decisión de Guinness, declaro: “A mí me da lo mismo porque en el mundo del toreo el récord ya ha pasado a la historia, aunque no sea para el Guinness”

Y claro, pasó a la historia, como uno de los más jóvenes en integrase a la Historia Universal de la Infamia…

Porque seamos honestos, el toreo, el ruedo, el enfrentarse con el animal, “NO ES UN ACTO DE VALOR”.

Vamos por parte….

Articulo publicado en:

Lógica taurina

Madrid – 27/12/2008

El toro sufre, pero el taurino no disfruta de eso: el individuo sólo es un accesorio, una herramienta, un instrumento. Los argumentos siempre son los mismos.

Algunas personas defienden la tauromaquia con lo que llaman “una argumentación sólida y racional”, aprovechando para calificar los argumentos a favor del toro (contra su tortura y muerte) como manipulaciones y mentiras sin base. El análisis de esta “lógica taurina” muestra todo lo contrario: ni racionalidad ni solidez, sólo tergiversaciones y trampas argumentales contra la solidez de los que defendemos que la tauromaquia es infame.

La columna vertebral de esta “lógica” es el ESPECISMO, que es la injusticia, la discriminación y la falta de respeto a los derechos de los individuos que padecen en función de su especie, como el machismo lo es en función del género y el racismo en función de la raza. El arte del toreo está por encima del individuo, de sus derechos y de su sufrimiento. El toro sufre, pero el taurino no disfruta de eso: el individuo sólo es un accesorio, una herramienta, un instrumento. Los argumentos siempre son los mismos:

Argumento 1: “LA VERDAD”. El espectáculo es una Fiesta de Sangre y Arena, donde el torero se juega la vida y muere en muchas ocasiones. Por eso, en la plaza hay un ingrediente único: LA VERDAD. El torero tienta la muerte a cada pase.

El toro no ha decidido verter su sangre en la plaza. No ha aceptado participar en esta “Fiesta de Sangre y Arena”. Él, los otros toros, los caballos y las mulas que arrastrarán su cuerpo, a menudo cuando todavía no ha muerto, son los únicos que no están en la plaza VOLUNTARIAMENTE, a diferencia de todos los humanos que disfrutan de “La Fiesta”.

Por lo que respecta a la capacidad del toro para matar al torero, existe. Pero las estadísticas son innegables: mueren miles y miles de toros por cada torero que muere en la plaza. El debate sobre los motivos no es relevante en comparación con el resultado, que es la demostración clara de que el toro está en inferioridad de condiciones y que, por tanto, las cartas están marcadas. La lucha no es justa cuando alguien, prácticamente siempre, tiene las de perder.

De nuevo, hace falta recordar que no participa en esta lucha voluntariamente. No ha ido a la plaza por sus propios medios a medirse contra el torero. Le han metido en un camión; después de un largo viaje, se ha encontrado en los corrales de la plaza, tan extrañamente distinta de las dehesas (esos lugares idílicos que describen los taurinos). Después, la puerta de toriles se ha abierto, y se le ha obligado a salir a la plaza. Tiene que enfrentarse a las citas amenazadoras, a las banderillas, a la puya y, finalmente, al estoque, la puntilla y el descabello. Todo eso entre los gritos de la gente. Todo eso sin haber firmado ningún contrato previo, como el del torero y la cuadrilla, el apoderado, el promotor, el público con su entrada …

Argumento 2: “EL MÉRITO”. El ser humano es más inteligente que un toro, pero eso no quita mérito a ponerse frente a un toro de lidia. Un individuo de 70kg frente a otro de 500, un cerebro frente a la fuerza.

De nuevo, se obvia que no se puede comparar la realidad del toro con la del torero. Uno está OBLIGADO a enfrentarse al torero, el otro es LIBRE de enfrentarse al toro. El toro no tiene burladeros en los que esconderse. No puede saltar la barrera cuando se ve en peligro. No puede negarse a continuar con la faena, escondiéndose detrás de cualquier pretexto. Recordad las tardes memorables de Curro Romero en La Maestranza.

El toro es un “objeto del juego”. El toro SIEMPRE sufrirá. Es CASI SEGURO que morirá. El toro indultado, uno entre miles y miles, volverá a toriles picado y con banderillas clavadas. Habrá perdido mucha sangre y, probablemente, morirá a causa de las heridas. El torero, por su parte, CASI SIEMPRE sale de la plaza y vuelve a casa sin heridas graves. En muy pocas ocasiones (hecho que lamento profundamente) es llevado al hospital, para ser tratado o para que se le practique una autopsia.

Siguiendo con esta “lógica”, debemos recordar que el toro no conoce las reglas de eses juego, siempre a la medida de los verdugos. No sabe de suertes o tercios, ni de picas, ni de banderillas, ni de su cercana muerte. El torero y la cuadrilla conocen esas reglas: saben que lo tienen que recibir para cansarlo; saben que lo tienen que picar para debilitarlo. Le miran y, si no lo ven suficientemente débil, saben que pueden pedir que le vuelvan a picar. Saben que las banderillas quedarán clavadas, haciendo daño hasta el final. Y saben que pueden alargar la última suerte casi hasta la extenuación del toro (es muy difícil que reciban los temidos avisos). Aprenden a hacer lo que hacen desde pequeños, con maestros o en las escuelas taurinas. Tienen experiencia previa y practican a menudo. El toro se enfrenta a todo de repente.

El toro es, por tanto, un objeto para el espectáculo. Es como el aparato del acróbata aéreo, como las antorchas del malabarista. En la plaza de toros, el ESPECISMO está desnudo, y se muestra de una forma especialmente dura. La realidad de un animal que sufre, que sangra, que brama, es secundaria. Si te hundes al verle los ojos, si lloras de rabia porque no puedes hacer nada, resulta que no eres sensible. Como explica Joan Manuel Serrat, no tienes la sensibilidad suficiente para olvidarte del individuo que sufre y sumergirte en las fases del baile, en la coreografía mística que baila el torero, con el toro como un elemento más de su atrezzo.

Argumento 3: ”EL TORO ENTERO”. Es mentira que el toro salga a la plaza castigado. No se le dan palizas en los corrales; No se le lanzan encima sacos de arena mojada (para que no se note el golpe); no se le aplican productos químicos abrasivos en las patas; no se le cortan las pezuñas para que le duela incluso pisar la arena; no le clavan alfileres en los testículos; no le ponen vaselina en los ojos para que no vea. Tampoco le rebajan los cuernos hasta el nervio, hasta que el aire le duela. Los arpones de las banderillas no tienen picante para causar más dolor, y la espada no está preparada para inocular veneno. Todas estas mentiras de los antitaurinos dan risa.

Cada vez son más las pruebas, testimonios y estudios que demuestran las torturas que sufre el toro antes de salir a la plaza, para reducir sus capacidades naturales. No se deben rechazar los testimonios de antiguos maltratadores, ya que es, a menudo, la única forma de obtener pruebas demostrativas. Pero, en cualquier caso, si no se quieren aceptar estos argumentos antitaurinos por no estar suficientemente demostrados, la argumentación antitaurina se sostiene en muchos otros absolutamente irrefutables.

Argumento 4: ”LA BRAVURA”. El toro bravo no “se hace bravo” a fuerza de artificios. Nace con bravura. No es un producto artificial de un laboratorio: es bravo por naturaleza y enfrentarse a él es un acto de valor. El toro de lidia es de una raza distinta a la Holstein. Tiene genio, casta y bravura. Es verdad que se le pica, y se espera que esa vara le haga luchar, enfurecido por el castigo y, por tanto, con más peligro para los toreros.

Una argumentación extraña, para quien habla de lógica y racionalidad. Siempre que la he oído, nunca la he entendido. Tenemos a un animal que nace con “genio, casta y bravura”. Pero resulta que necesitamos provocar que esas cualidades se manifiesten plenamente. Por tanto, el toro bravo no quiere manifestarlas o, al menos, no quiere dar todo lo que guarda. Por tanto, el toro bravo no tiene bravura, como los taurinos la entienden.

Tenemos que provocar la bravura del toro, y lo torturamos para conseguirlo. Es como si descubriéramos que hay un humano que tiene las cualidades (supuestamente genéticas) para pulverizar el récord de los 100 metros lisos, pero no quiere practicar ese deporte. Pero como nosotros queremos “disfrutar del espectáculo”, lo secuestramos y lo llevamos al estadio. Después, como se niega a correr, le aplicamos un castigo: lo fusteamos, le aplicamos descargas eléctricas, le drogamos… Con esto, reducimos sensiblemente sus capacidades de esfuerzo, pero conseguimos que corra. Seguramente, no superará el récord vigente, pero habremos conseguido generar expectativas y, por tanto, “espectáculo”. Si, además, se trata de un individuo con cualidades especiales, incluso superará el récord, y puede ser que sus secuestradores le indulten y no le obliguen a volverlo a intentar. Pero, esos si, tendrá que vivir prisionero el resto de su vida, como semental o reproductora, dando a sus amos nuevos individuos que, tal vez, heredaran sus capacidades genéticas.

Esto, multiplicado y culminado con el asesinato, es lo que le hacen a un toro en la plaza. A quien no le parece lo mismo es porque considera que no se puede comparar un animal toro con un animal humano. Eso es ESPECISMO y, a menudo, no somos conscientes de sus trampas. The Witness, una película documental del 2006, explica la historia de un hombre que de tener rechazo a la proximidad de animales pasó a ser un defensor de sus derechos, gracias a la relación que estableció con un gato. Gracias a ese individuo tuvo lo que llama “cambio de perspectiva”. Hizo visible lo que antes no veía. Un cambio de perspectiva de la Humanidad dejará el especismo al descubierto para siempre.

Reduciendo la capacidad del toro mediante terribles torturas, aumentamos el riesgo del torero, porque el toro responde luchando. Es decir, que LA DESESPERACIÓN DEL TORO es un instrumento del espectáculo. Entiendo que es algo parecido al que pasa cuando un cazador dispara a un jabalí y no lo mata: desesperado, el individuo atacado y herido puede intentar plantar cara, atacando al individuo agresor. Eso se provoca en la plaza, como parte de un ceremonial. Viva la racionalidad.

Argumento 5: ”LA FUERZA DEL TORO”. Es falso que se deje al toro sin fuerzas pera defenderse. Las heridas que sufre no le impiden atacar y, incluso, herir y matar al torero. Muchas heridas -tal vez las más frecuentes- pasan en el tercer tercio, cuando los toros ya han recibido esas heridas. Eso demuestra que no están incapacitados, y quien utiliza la tesis del toro inválido no sabe de lo que habla.

La lógica taurina es un espejismo, ya que siempre se mueve alrededor de las mismas cuestiones. Que se le quite la fuerza al toro es falso, porque el toro responde hasta el final. No entiendo como alguien que lanza este argumento pretende ser el estandarte de la racionalidad. Cualquier animal (también el humano) pierde capacidad si es herido. Es normal que los animales, incluso heridos, luchen por su vida (huyendo cuando pueden, atacando cuando no tienen otro remedio) Algunos, débiles o temerosos, se rinden sin luchar o se defienden poco. Se trata de hechos incuestionables.

Parece que los taurinos se esfuerzan por presentar al toro como una máquina, que responde de forma mecánica e invariable a los estímulos externos. Pero esta estrategia tan cartesiana no tiene base lógica ni científica: todos los animales con sistema nervioso son seres con capacidad de sentir y, por tanto, de sufrir. Y las heridas, además de debilitarlos y hacerlos más vulnerables, les hacen sufrir.

De nuevo, se quiere justificar la tauromaquia con el hecho de que los toreros corren un riesgo. Si, lamentablemente, el toro puede herir o matar el torero mientras se defiende desesperadamente. Volvamos a las estadísticas: no lo consigue prácticamente nunca. Incluso es poco probable que lo hiera. No es relevante que, las veces que ha pasado, haya sido mayoritariamente en el tercer tercio.

Imaginemos que pasaría si la estadística dijera, por ejemplo, que el toro mata al torero en el 2% i le hiere en el 8% de los enfrentamientos (90% el torero mata al toro sin sufrir heridas, 8% el toro lo hiere y 2% lo mata). Dado el número de corridas al año, se acumularían unos cuantos centenares de humanos heridos y un par de decenas de muertes al año. Sabemos que, en ese caso, se acabarían prohibiendo las corridas. Es obvio que está casi garantizado, con un margen muy limitado de accidentes (próximo a 0) que el torero matará al toro, y por eso la fiesta sigue siendo legal.

Argumento 6: ”MOTIVOS PARA TORTURAR Y MATAR”. La Fiesta no tiene sentido sin la muerte del toro. No se puede hacer como en Portugal.

-Primero, por tradición. La Fiesta nace de las muestras de valor de caballeros gallardos “lanceando” toros a caballo.

-Segundo, la humanidad “beneficia” al ganado, es decir, lo mata para comer su carne. Pero los toro mueren en el matadero como prisioneros en un campo de concentración. El toro de lidia muere en la plaza dignamente, luchando por su vida en lugar de esperar su turno con el matarife.

-Tercero, matar con la espada a un toro es el momento de mayor riesgo de la corrida. El torero “pierde la cara” al toro y fija su mirada en el hoyo de las agujas [el lugar exacto por donde tendría que entrar la espada para garantizar la muerte del toro]. Muchos toreros han muerto durante la suerte suprema, dejando una muestra del riesgo que representa matar a un toro, de frente y dando el pecho.

Se mata por tradición. Llegamos al argumento “porque sí”, presentado como si fuera lógico y racional. Podemos torturar y matar toros porque es “tradición”, porque comenzaron a hacerlo, hace siglos, caballeros gallardos con lanzas a caballo. Si se demuestra que es injusto, que el toro sufre, y que tenemos muchas otras alternativas para disfrutar del tiempo libre, no importa, porque es tradición. La tradición no siempre es mala, pero siempre acaba en manos de los que no quieren que se ponga fin a la injusticia, por la sencilla razón de que, además de no padecerla, se benefician de ella (de una forma u otra).

Matamos al toro para hacerle un favor (tanta racionalidad me supera). Aquí llegamos a uno de los argumentos más manipuladores de los taurinos, que últimamente se ha puesto de moda. Quieren explotar, vamos a llamarlo así, el sentimiento de culpabilidad de los que todavía no han tomado postura firme contra la tortura taurina.

La estrategia argumental es ésta. Los animales explotados como comida sufren mucho. Viven una vida miserable en las granjas intensivas, amontonados unos sobre los otros, sin poder moverse y continuamente maltratados. El transporte es un suplicio, sin agua ni comida, y muchos no llegan a su destino. Después, en el matadero, reciben una muerte lenta y dolorosa (aunque se apliquen sistemas como la electrocución o la pistola para aturdir, no evitan que el animas esté consciente cuando empiezan a descuartizarlo). Además, es una muerte indigna, porque no demuestran su bravura.

El toro de lidia vive en la dehesa, no en la granja. El sistema de transporte no es como el de los animales de granja, está ligeramente mejorado. En la plaza muere luchando, dignamente (pese a la tortura innecesaria y el dolor intenso). Puede defenderse y tienen pequeñas opciones para vender cara su vida (matar al torero también le condena a muerte) e, incluso, puede ser indultado.

Como la mayoría de la gente come carne, participa de la indignidad del animal de granja. Por tanto, no es lógico que esté en contra de las corridas. No se dice que la gente no tiene que comer carne: los propios taurinos son los primeros que disfrutan de un bistec de ternera. El argumento, por tanto, es tan irracional como se muestra:

a)Comer carne es bueno y normal, pero es indigno para el animal, ya que sus condiciones son horribles.

b)La corrida dignifica al animal.

c)Por tanto, si se está en contra de la corrida, se tiene que estar en contra de comer carne, lo que sería estúpido porque comer carne es bueno y normal. Además, si comes carne y estás en contra de la corrida, no juegas limpio y, además, no eres racional.

d)Conclusión: no se puede estar en contra de la corrida.

Es una manipulación que insulta a la inteligencia. Las personas toman conciencia cuando reciben información, la analizan y llegan a conclusiones. La información disponible sobre la tauromaquia hace que mucha gente haya tomado conciencia y se haya posicionado en contra. El día en que la divulgación de la información sobre los animales explotados como comida consiga lo mismo, las personas veganas como yo lo celebraremos. Mientras, la gente posicionada contra la tauromaquia tiene una postura justa. Puede que coman carne, lo que considero injusto. Pero eso no anula su posicionamiento antitaurino. Cualquier persona, incluso las veganas más concienciadas, pueden mantener posturas injustas, a menudo por falta de información, sin que eso invalide sus posturas justas.

Argumento 7: ”EL TORO INDULTADO”. Es falso que la mayoría de toros indultados mueren a causa de las heridas de la plaza. Aunque parezca mentira, el toro de lídia puede resistir la sangre perdida y las heridas sufridas. Yo mismo he visto indultar un toro, que vive en su ganadería y está más fuerte que antes de que lo lidiaran [siempre hay un toro indultado, todos los taurinos han visto como indultaban uno y todos viven en las dehesas como reyes].

Este debate se tiene que valorar en relación con el porcentaje de toros indultados respecto al de asesinados, próximo a 0. Pero, por amor a la discusión:

-La pica y las banderillas afecta funciones vitales del toro. El toro indultado muere en LA MAYORÍA de ocasiones. Algunos, se salvan.

-Los defensores de la racionalidad no pueden esconderse tras la experiencia puntual, que no demuestra nada. No conozco a ninguno de los toros indultados del ejército de toros indultados al que se refieren los taurinos y que, en cualquier caso, representan la excepción, no la regla.

-Todo ese ejército de toros habrá necesitado una experta atención veterinaria. Después de sufrir las perforaciones pulmonares y las roturas musculares de la pica, las destrozas hechas por las banderillas en la piel y la carne y las posteriores infecciones, tuvieron la suerte de sobrevivir. Tal vez, esos toros tuvieron la “suerte” de que el picador y los banderilleros no consiguieron hacer lo que se supone que tienen que hacer.

-Todos están condenados a volver a la ganadería que los condujo hacia la muerte, a vivir (supuestamente) su vida de semental. Supongo que los taurinos consideren magnífica una vida como la de un toro semental.

Argumento 8: ”EL ARTE HIPNÓTICO”. Dicen que el espectáculo taurino no tiene nada de artístico, y que sólo gusta a seres insensibles. Pero una cosa es que los antitaurinos no vean el arte de la Tauromaquia y otra muy distinta que no exista. Este maravilloso espectáculo congrega artistas, escritores, filósofos, pensadores, políticos, empresarios y gente de todos los estratos sociales y culturales. Incluso las personas sin recursos hacen todo lo posible por asistir a su espectáculo favorito. Nunca perderé mi afición a los toros, pero muchos antitaurinos cambiarán cuando vivan la corrida en vivo y en directo, rendidos por este arte. Al resto sólo puede decirle: “Que lastima. No sabéis lo que os perdéis”.

El arte de la tauromaquia, como se ha dicho antes, se sustenta en el sufrimiento del toro. Lo que padecen los antitaurinos es un problema de bloqueo: ven ese sufrimiento y concluyen que ningún argumento lo puede justificar. Los taurinos si que padecen un problema de invisibilidad, ven el arte de la tauromaquia y no ven al toro.

También hemos explicado que no lo ven porque lo oculta un muro de especismo. Y eso es lo que les pasa a todos esos artistas, escritores, filósofos, pensadores, políticos, empresarios y gente de todos los extractos sociales y culturales. Por suerte, cada vez son más los que derriban ese muro, y ya somos la mayoría. Tal vez es por eso que el mundo taurino tiene que gastar hasta la saciedad a sus bufones habituales, como Sabina y Serrat, los inefables Boadella y Sánchez Dragó y unos pocos más. Se tiene que valer de ellos constantemente, porque son muy pocos.

Decir que “nunca se perderá la afición”, sentencia típica de los taurinos, no es racional. Lo que se está diciendo es que, ni en el caso de que se disponga de argumentos incuestionables contra la postura defendida, se cambiará de postura. Así, los taurinos quieren mostrar como racional lo que es irracional.

Una corrida, pese a su ceremonial, no es brujería. Si vemos una corrida sin dejarnos manipular por justificaciones sin base, veremos exactamente lo que esta pasando: en la arena, un grupo de gente tortura y mata a un individuo indefenso, con una determinada indumentaria y siguiendo un ritual preestablecido. No se puede ver otra cosa que el gesto aterrorizado de alguien que está sufriendo.

Argumento 9: ”EL NEGOCIO”. El espectáculo taurino no está en decadencia. La globalización le ha favorecido, y el negocio de los toros se desarrolla con capitales internacionales. Se constituyen empresas para llevar corridas cada vez a más lugares y con más público. La televisión le da cada vez más cobertura e ingresos, mostrando que el deseo de ver toros es creciente. Lugares como Japón, China, Australia o los Estados Unidos son ahora escenario de algunas corridas.

Que la tauromaquia es un negocio para muchos es una afirmación con la que estoy de acuerdo. Negocio sí, pero que recoge sus beneficios de las subvenciones, en su mayoría públicas (Stop Our Shame está contabilizando lo que las diferentes instituciones públicas del estado español destinan a subvencionar la tortura taurina, en sus diferentes formas, y las cifras ya se sitúan por encima de los 500 millones de euros anuales).

También se reciben subvenciones de empresas privadas, como la generosa partida con la que MAPFRE ha apoyado a la ofensiva taurina en Bruselas. Espero que, pronto, el desarrollo del concepto de consumo responsable llega a las cuentas de resultados de estas empresas. Yo, por ejemplo, después de 16 años como cliente de MAPFRE, he cambiado de compañía aseguradora.

En resumen, el “negocio” de la tauromaquia sobrevive a base de subvenciones, ingresos extraordinarios y, por tanto, no generados por la actividad económica del sector. Por lo que respecta a estos ingresos:

-Asistencia. En el estado español, ninguna plaza de toros (incluidas Las Ventas y La Maestranza) se sostendría con las entradas. La televisión muestra, a menudo, las gradas vacías de las plazas.

-Televisión. Los ingresos generados por televisiones públicas, como Tele Madrid o Canal 9, se tienen que restar de esta partida e incluir en el capítulo de subvenciones públicas. Por lo que respecta a las privadas, sus índices de audiencia indican, también, el interés que genera la tauromaquia: cuando una cadena emite una corrida, sólo tenemos que sumar el share de todos los canales que están ofreciendo una alternativa y, después, sumar el resultado al porcentaje de gente que no está viendo la TV. Este dato, sumado a la de los resultados de las encuestas sobre el interés por las corridas, demuestra que sólo interesan a una muy escasa minoría, y que la relación de este porcentaje de gente con el de las subvenciones públicas es inmensamente desproporcionado.

-Publicidad. Si no fuera porque los toreros tienen una doble actividad, no atraerían la atención mediática. Tenemos al bufón, analfabeto y/o alcoholizado que sale en la tele para se burlen de él, al macarra que maltrata a su mujer y vive de las exclusivas, al niño de mamá metido a gigoló para mujeres de buena casa, etc. También tenemos a todas sus exparejas, exmujeres, expadres…

-Promoción. Los taurinos hacen “promoción” de la tortura en lugares como Japón, Estados Unidos o Australia (generalmente, con financiación pública) pero eso no amplía las fronteras de la tortura taurina. Tener la convicción de que conseguirán la aceptación de la barbarie en estos países es absurdo. Recuerdo la corrida promocional en Beijin, con mucho dinero público dedicado a llevar desde el estado español una plaza portátil hacia la China. También recuerdo las imágenes de las gradas y el público con cara de asco (algunos de ellos, vomitaron al ver brotar la sangre del toro).

Argumento 10: ”ECOLOGÍA TAURINA”. Dicen que el espectáculo taurino es antiecológico y que atenta contra la naturaleza. Falso. La raza brava no se extinguirá mientras existan corridas de toros. Los ganaderos invierten mucho dinero en la cría del ganado de lidia: cuidados diarios a cargo de los mayorales, alimentación equilibrada, nómina de veterinarios expertos, técnicas biogenéticas, implante de fetos, cultivos de semen, etc. Si esta maravillosa especie fuera salvaje como el tigre de Bengala, ya habría estado exterminada por los humanos. Qué decir, además, de las dehesas, un espacio natural que se habría perdido si no fuera porque es el lugar donde se crían los toros.

Impresionante mezcla la que nos hemos acostumbrado a oír. Resulta que la explotación animal convertida en industria es ecología.

La “raza brava” no es una especie sino, como dice su clasificación, una raza. Y no es natural. El hombre depredador es su “creador”, y sólo lo hizo con la intención de explotarla. Primero, sus herramientas fueron la selección de individuos para potenciar determinadas características y el cruce controlado. Ahora se utiliza tecnología genética.

Por tanto, como animales domesticados, la “extinción” del toro de lidia no es una cuestión de ecología. Eso implicaría una preocupación por los individuos futuros, que no han nacido, como garantes del equilibrio en un determinado ecosistema. Y éste no es el caso.

Si que es, por otro lado, una cuestión de respeto a los individuos que ya han nacido. La vida y la muerte que los taurinos reservan a estos individuos muestran lo que los toros de lidia representan para quien los cría: objeto de negocio, producción a explotar por cualquier vía de comercialización, stock a realizar pera generar más stock. No son otra cosa que medios de enriquecimiento. Nada más lejos de la ecología.

Los taurinos se defienden, no sólo como garantes de la existencia del toro de lidia, también del espacio donde es criado por las ganaderías. Muchos taurinos defienden la dehesa como un “ecosistema” dependiente de la tortura taurina, hecho que también es falso. La dehesa es un espacio antropizado asimilable a la estepa de la meseta ibérica, y este gran ecosistema estará garantizado mientras continúe contando con sus animales SALVAJES, LIBRES (lagartos o serpientes; conejos, liebres, topos o musarañas; hurones, zorros o lobos; águilas, lechuzas o buitres).

Nada puede justificar la injusticia especista. Ni el ceremonial con el que se lleva a cabo. Ni el placer que genera a algunas personas. Ni los beneficios que comporta. Ni el tiempo que hace que es sufrida por sus víctimas. Por ellas, lucho por la abolición de la tortura taurina.

Jesús Frare

——————————————–

Lo más increible de todo – y volviendo al tema del pequeño asesino ese- es que como este niño mide 1,35 metro y pesa 35 kilos, los activistas contra la tauromaquia, denunciaban en Francia que el niño  arriegaba su vida.

Y bueno…, a diferencia de ellos -y aunque suene feo decirlo- si un toro lo cornea y muere en el ruedo la verdad no me importa, me es indiferente, me da lo mismo… Los toros siempre han corrido en desventaja y me parece bien que uno  tenga la de ganar; a decir verdad puede sonar cruel (y a lo mejor lo es) pero tengo sensación de justicia cada vez que un torero cae herido… Y si tiene 11 años y una vida por delante…, ME DA IGUAL…

¡ASESINOS! ¡MALDITOS ASESINOS!

NO! a la tauromaquia

Verguenza – Ska-P

Ojala estén todos bien.
Mario.

Anuncios

4 comentarios

  1. don mario, he aquí una leve pronunciación ante el tema
    http://tinyurl.com/djbfbv
    -si no da el link, clic abajo:
    http://cata18blue.spaces.live.com/blog/cns!7E68E85DF6AEA76F!903.entry

    abrazos

  2. lo bueno de esto
    es que a los RECORD GUINESS
    parece que les importa el trato de los animales

    lo malo es que solo tiene 11 años
    ¿como sera a los 21?¿31?
    ¿que sucedera cuando encuentre aburrido
    “los vacunos”?
    ¿que tipo de sociedad se esta formando con
    este tipo de mounstruos?

  3. Se ve que nunca has estado en un matadero… ¿La fiesta? Eso ES un juego de niños… pero en los mataderos los matan por millones y millones y millones, para mayor gloria del churrasco y del chorizo… y de un indulto… no… ningún indulto. Como los pollos, como los chanchos… todo materia comestible. El tereo al menos y finalmente, rescata algo diferente de la matanza. Si no fuera por el toreo, los humanos serían aun peorers, comiendo cadaver, torturado desde el nacimiento y con el único destino de nuestra panza.
    No mucho… esto de los toros no es tan malo. Puro propaganda para que mucha gente pierda su tiempo en vez de utilizarla en algo útil, como ocuparse de los niños que tienen hambre, o que se mueren diariamente (40.000 por día) mucho mas que los toros de todos los ruedos. El hombre es un animal, pero no por la tauromaquia, sino por esa vil costumbre de mirar de costado y concentrarse en dos o tres pabadas.

  4. Aqui losestupidos y malnacidosson los antiespecistas: traidores a su raza, sociedad, familia y tradiciones, INHUMANOS por definición misma que aceptan descaradamente, subnormales por definicion aquel que pide “contratos”para los animales, que quiere preguntarle “que te gustaria hacer animalito” que quiere libertad animal?estan operados dela cabeza o no tienen nada que hacer?
    ESTUPIDOS!

    No es lo mismo ni las mascotas ni el ganado ni los animales silvestres!

    Ni siquiera entre animales hay igualdad y quieren rebajarnos a su condición ja!primero muerto!

    No es valido tratar temas taurinos sin saber, para hablar del comportamiento del toro habria que meternos al campo y claramente esta persona que escribió no lo ha hecho, mucho menos meterse a una plaza o las corraletas delos toros.

    Que estupido e insensible ademásde demente prefiere ver morir a un niño que a un animal que en plaza o fuera de ella IGUAL VA A MORIR.

    Para mi los asesinos e insensibles son ustedes, hace mucho que dejaron de ser humanos cuando abrazaron el antiespecismo y tampoco son animales ningun animal en su sano juicio los consideraria sus semejantes ni respetaria.

    Monstruos eslo que son, la ultima perversión del hombre, fenomenos!!!

    A mi me da igual que uno de ustedes muriera, no tienen valor ni para la sociedad humana ni para la de los animales no tienen cabida en ninguno de los dos mundos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: