Teletón 2016

​A propósito de la Teletón 2016 y el “¡Logramos La Meta! ¡La Superamos!” y otras alegrías infanto-seniles similares, un pequeño cálculo entorno a los chilenos en el ranking actualizado 2016 de la revista Forbes y la meta alcanzada por esa “maaaagna obra”.
🔹 Grupo Luksic:

US$ 13.500 millones.

9.050.265.000.000 de pesos.

🔹 Horst Paulmann:

US$ 5.000 millones

1.851.950.000.000 de pesos.

🔹 Piñera

US$ 2.500 millones

925.975.000.000 de pesos

🔹 Álvaro Saieh

US$ 2.300 millones

851.897.000.000 de pesos

🔹 “Los Matte” (un capítulo por sí  mismo)

🔸Bernardo Matte Larraín.

US$ 2.300 millones

851.897.000.000 de pesos

🔸Patricia Matte Larraín

US$ 2.300 millones

851.897.000.000 de pesos

🔸Eliodoro Matte Larraín

US$ 2.300 millones

851.897.000.000 de pesos

🔹Julio Ponce Lerou

US$ 2.000 millones

740.780.000.000 de pesos

🔹 Roberto Angelini 

US 1.200 millones

444.468.000.000 de pesos.

🔹 Luis Enrique Yarur

US$ 1.100 millones

407.429.000.000

✔ Total de lxs 10 más ricos de Chile:

16.828.455.000.000

✔ Monto alcanzado Teletón 2016: 

32.040.179.848 de pesos.

¡Un 0.0019039288 de las fortunas reseñadas!

Un 0.0019039288 de las fortunas reseñadas que son las mismas dueñas de las empresas y productos que usted financia durante la campaña, para “que puedan ayudar”. 

De hecho cuando Luksic dona 4.400 millones -y todos se mojan- es como si alguien con un tope de sueldo de 500 lucas -la mayoría del país que va y compra los productos de estos satrapas y deposita en el banco- donara entre 4 y 5 centavos. 

Mode “Dick In The Eye” Level God.

Que cada unx lo tome como quiera. Yo creo que ya va siendo hora hace bastante tiempo de agarrar a esta gente y quitarles Chile.

Anuncios

(In)Desición 2010

No había querido escribir sobre estás elecciones en mi blog, lo que sumado al estado de abando en que lo tenía relegado, hacían poco probable la aparición de este post.
Y sin embargo…

Sin embargo mañana se vota, y por primera vez en 20 años existe la posibilidad real de que sea elegida la derecha. Una derecha que cada vez que siente la cercanía del poder, demuestra que si bien han pasado los años, ha cambiado bien poco.
La pura posibilidad de que esta derecha retrograda, conservadora. integrista religiosa, se posicione nuevamente en el poder (me refiero al Ejecutivo) es aterradora.
Y me centro en lo valórico, porque sobre lo demás, en particular sobre la pertinencia y aplicabilidad del modelo de desarrollo, la diferencia entre ambas candidaturas, es más bien de caracter técnico.

No apoyé a ninguno de los dos candidatos que pasaron a ballotage tras primera vuelta y, lo más esperable es que en esta segunda vuelta votara nulo. Pero no, no lo voy a hacer.
No sólo no voy a votar por aquellos que avalaron el secuestro y tortura de mi padre, la persecución a mi familia, la muerte de mis amigos y me “acariciaron” por días. Sino que tampoco voy a votar por aquellos que hoy y no hace 30 o 20 años, le niegan a las mujeres sus derechos reproductivos (porque claro, si te violan el problema es tuyo, pero si te embarazas la desición es de ellos), le niegan a los homosexuales su derechos ciudadanos, discriminan a mapuches y jovenes (salvo que estos últimos sean gente “decente”, si eres mapuche y joven estás doblemente frito).
No voy a votar por mentalidades de hace dos siglos que viven presa de un nacionalismo xénofobo y fronterizo. NO.
Y podría seguir con la lista de la infamia…

Tengo motivos para no apoyar a la concertación, y son variados; por mis areas de preocupación los más fuertes están relacionados con las políticas ambientales. Pero al menos la Concertación tiene una membrana celular más permeable que la rigida mentalidad economicista de la derecha.

En definitiva mañana voto Concertación (con todos mis peros) no porque esté mirando al pasado como suelen esgrimir los adalides de la desmemoria, sino porque estoy mirando al presente y al futuro y no quiero un mañana administrado por conservadurismos religiosos, fanatismos ideológicos, tecnocratismos económicos.

Cada día tiene su afan y ya mañana daremos otras luchas; lo importante hoy, es avanzar en la consolidación de los espacios obtenidos y no dar un gran salto hacia atrás.

Ojala estén todos bien.
Mario.

Arrate Presidente

Socialistas votan por Socialistas.
Y al hacerlo, votan por un Chile para todos.

Arrate Presidente.

Jorge Arrate

SSocialistas votan por Socialistas

36 Años…

Salvador Allende Gossens Presidente Constitucional de Chile 1970-1973

Hace 36 años Septiembre se manchaba de terror.
Un golpe gorila y siniestro, orquestado desde el centro del poder y lacayamente seguido por sus esbirros nacionales, derrocaba al -democráticamente electo- Compañero Presidente, Salvador Allende Gossens. Presidente de un Chile que vivía y enfrentaba la experiencia, única en el mundo, de la construcción, pacífica, democrática y repúblicana, del socialismo. De un Chile que hace tan sólo 3 años, en un Septiembre como aquel, se había vestido de esperanza.
Pero llegaron los cipayos de siempre y sus esbirros de rigor para salvar a nuestro país; para salvarlo de sí mismo…
Después…, después las sombras, el miedo, la muerte…
Después un criminal y feroz genocidio, funcional a un crimen aun mayor, como es el condenar al hambre, a la miseria, a la exclusión, al conjunto de la clase trabajadora; a todo aquel que se atreva a soñar y pensar y construir un destino mejor.

Y sin embargo nos repusimos, pues resultaron ser ciertas -siempre supimos que lo eran- las palabras finales del Compañero Presidente.

“Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.”

Y hoy, estamos una vez más aquí (nunca nos fuimos) para seguir soñando, seguir pensando y seguir construyendo, un futuro mejor.

Un saludo a todos, en camaradería y confianza en la victoria.


Santiago de Chile – Silvio Rodríguez

Cumbre Progresista

Se inició en Viña del Mar (Chile) la Cumbre Progresista, reunión de Presidentes de centro-izquierda del mundo, adonde asistirán…

  • El primer ministro británico, Gordon Brown.
  • El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.
  • La canciller alemana, Angela Merker.
  • El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva.
  • La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
  • El presidente uruguayo, Tabare Vázquez.
  • El primer ministro de Australia, Kevin Rudd.
  • El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg.
  • El vice-presidente de Estados Unidos, Joe Biden. 😯
  • La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

En donde se supone se discutirán en lo fundamental la crisis económica y, el cambio climático; bajo el lema: “Una respuesta progresista a la crisis global”

Y claro, mucha reunión bilateral y, la participación de unos 200 ministros y asesores gubernamentales.

La verdad no creo que salga mucho de ahí, las cumbres progresistas se vienen haciendo ya hace varios años, desde que Clinton y Blair organizaran la primera con los apoyos de Ricardo Lagos -también conocido en estas latitudes como Ricardo I – de Chile y Thabo Mbeki de Sudáfrica, bajo el signo de lo que entonces daba por denominarse, Tercera Vía.

Sin embargo, me gustaría que alguien me explicara, que diablos entendemos hoy día, 28 de Marzo, otoño del 2009, cuando decimos progresismo…
Porque la verdad, yo…, no lo tengo del todo claro.

Y es que las categorías bajo las que se dibujo el término, han cambiado.

Y no sólo eso, sino que la misma palabra progresismo, me resulta sospechosa, a no ser claro, que supongamos, que después de todo progresamos y lo que es más contundente aún…, que tengamos claro que es “el progreso” y hacia donde se encamina…

Y es que desde las disputas entre girondinos y jacobinos -que es donde se originan los apelativos, derecha e izquierda- pasando por el socialismo utópico, el socialismos científico, la primera, segunda, tercera y hasta cuarta internacional, la revolución bolchevique, la burocratización stalinista, maoísmo, escuela de Frankfurt, socialdemocratismo, euro-comunismo, renovación socialista, tercera vía, etc., etc., etc…, me parece que la definición izquierdas, no debe adscribirse tanto a un contenido teórico especifico, sino más bien a cierta forma de carácter dinámico de mirar y posicionarse en el mundo.

Y es por eso -y que me perdonen los compañeros (que por supuesto se sienten bieeen compañeros)- no puedo aceptar como de izquierdas posiciones que no varían en el tiempo, grupos correctamente ideologizados portadores de la verdad más allá de la historia, al extremo que la historia no los afecta, y siguen pensando lo mismo que hace cuarenta años.

Como tampoco puedo comulgar con aquellos que en su accionar y pensar parecieran no manifestar más que la voluntad histórica de realización del poder; y eso es ya más complicado, pues se supone que es una de las condiciones de la política.

Gilles Deleuze en su conversación con Claire Parnet señala:

“La izquierda es el conjunto de los procesos de devenires minoritarios. Así que puedo decir literalmente: la mayoría no es nadie, la minoría es todo el mundo. Eso es ser de izquierdas: saber que la minoría es todo el mundo… y que ahí se producen los fenómenos de devenir.”

Enfrentar los fenómenos desde la perspectiva de un todo que deviene, situado en el lugar de las minorías, es a lo que me refiero cuando escribo: “cierta forma de caracter dinámico de mirar y posicionarse en el mundo”.

Enfrentar no sólo la explotación, la opresión, la depredación, sino también la homogenización, la eliminación de los singularismos y las identidades particulares a manos de los dispositivos de poder y control social, a eso me refiero cuando hablo de izquierdas y progresismos y, desde esa perspectiva no son de izquierda ni progresistas, los compañeros consecuentes-unitarios-combativos que luchan por un reino de justicia donde todos vestiremos hermosos cuellos mao (que dicho sea de paso a mi me encantan 😛 ), pero tampoco creo que sea afirmable como progresista una reunión de mandatarios, precisamente por eso, ser mandatarios, representantes de  la figura del Estado, símbolo, aval y custodio de todo aquello que las izquierdas se suponen deben enfrentar…

No hago juicios morales -no creo en ellos- ni de intención, es más. me parece que la presidenta Bachelet -en el caso de Chile-  a tomado un par de muy buenas medidas, como Cristina Fernández en Argentina (soy chileno, pero vivo en Argentina) como tampoco voy a caer en la estúpida inocentada de suponer que todo intento con fines de ganar espacios de representación política en el aparato del estado es errado…

Sin embargo, no puedo dejar de reparar en lo problemática que resulta esa postura en vista a la acción política cotidiana. Y aun más, en lo problemático que resulta el empleo mismo del término “política”.

Leo este post, escrito por impulso, y está muy desordenado, pero me gusta, pues es desorden precisamente, lo que en este momento asalta mi mente.

Pura confusión…

Ojala estén todos bien.
Mario.

Carta de Lemebel a Piñera

Pedro Lemebel

Pedro Lemebel

Carta de Pedro Lemebel a Sebastían Piñera.
Chile no está en venta Mr.


Sebastián Piñera

Sebastián Piñera

CARTA DE PEDRO LEMEBEL AL PIÑERA

Demasiado barato quiere comprar este paisito, don Piñi; usted que va por la vida tasando y preguntando cuánto vale todo. Y de un guaracazo se compra medio Chiloé, con botes y palafitos incluidos. Con cerros, bosques y ríos, hasta que se pierde la mirada en la distancia, le pertenece a usted.

¿Cómo puede haber gente dueña de tanto horizonte? ¿Cómo puede haber gente tan enguatada de paisaje? Me parece obscena esa glotonería de tanto tener.

Me causa asombro que, más encima, quiera dirigirnos la vida desde La Moneda.

Muy barata quiere rematar esta patria, don Piñi, y sólo con un discurso liviano de boy scout buena onda. Pura buena onda ofrece usted, don Piñi boy, como si estuviera conquistando al populacho con maní y papas fritas. Nada más, el resto pura plata; empachado de money, quiere pasar a la posteridad sólo por eso. Porque cuando cita mal a Neruda se nota que a usted le dio sólo para los números y no para la letra.

Es decir, usted es puro número y cálculo, señor Piñi, poca reflexión, poco verbo, poca idea, aunque esa es la única palabra que usa entre sus contadas palabras efectistas. Buena onda y futurismo.

Las heridas se parchan con dólares. La memoria queda atrás como una tétrica película que olvidar. Sin vacilar marchar, que el futuro es nuestro (parece himno de la juventud nazi). Así arenga usted a este pueblo embelesado con los adelantos urbanos hechos por la Concertación. Nadie sabe para quién trabaja, y usted la encontró lista.

O sea, usted se pasa de listo, don Piñi. Quiere hacernos creer que siempre fue demócrata, pero lo recordamos clarito sobándole el lomo a la dictadura, haciéndole campaña a Büchi, amigote de la misma patota facha que le anima la campaña. Los peores, la gorilada del terror. Parece que este suelo nunca aprendió la lección, ni siquiera a golpes, y con facilidad se traga el sermón de la derecha pinochetista, ahora remasterizada con piel de oveja neoliberal. Pero son los mismos de entonces, soberbiamente gozando los privilegios de la democracia que conseguimos nosotros, y sólo nosotros, porque también yo dudo que en el plebiscito votara que no simpatizando por la derecha.

Mire usted qué fácil le resultaba tratar de transformar el Mapocho en un Sena con sauces. Puro arribismo, intentar esticar con terracitas y botecitos parisinos a nuestro roto Mapocho, quizás lo único rebelde que le va quedando a esta ciudad.

Qué delirio, míster Piñi, ¿por qué no se va a Europa si cacha que nunca va a poder blanquear la porfiada cochambre india de nuestra raza?

Quizás todo el país se acuerda de usted formando parte de la nata panzona del derechismo empresarial. Por entonces, en aquella época de terror, quien hacía fortuna de alguna manera era a costa de las garantías de la represión. Usted llenaba sus arcas, don Piñi, y nosotros sudábamos la gota gorda, o la gota de sangre. Fíjese que no se nos ha olvidado, y nunca se nos olvidará, aunque a usted le reviente que el pasado aflore cuando menos se lo espera. A usted ni a sus yuntas de pacto les conviene el pasado, por eso miran turnios y amnésicos al futuro.

Su discurso Disneyworld, míster Piñi, no resiste análisis, y sólo el arribismo miamista de algunos chilenos le compra su receta de vida fácil, su filosofía banal de texano paticorto. Usted me recuerda a Bush, a Menem, Piñito. Es la nueva derecha titiritesca y farandulona.

Puro show, pura foto tecnicolor de mundo feliz con sus sombreros republicanos en el Crown Plaza.

Pero le falta la cultura a su centroderecha inmediatista. No hay peso intelectual en su carnavaleo de propaganda. Nada más que modelos tetudas y parientes de hippysmo revenido. Demasiado barato quiere rematar este país, Piñito. Ni siquiera basta con su cátedra fantasma en las aulas de Harvard.

Tampoco, usar de propaganda la limosna que puso por mi amiga Gladys en sus últimos momentos; eso es muy feo, y de mal gusto. Sobre todo para usted que es tan humanista cristiano. Porque usted es pillo, Piñín. Quiere sacar adherentes de todos lados, como si este país fuera sombrero de mago. Lástima que la oferta de su vanidosa feria de variedades huele a ventaja populista.

Nada más, don Piñi; el resto, esperar con cueva lo que ocurra en el 2009.

PEDRO LEMEBEL