Cumbre Progresista

Se inició en Viña del Mar (Chile) la Cumbre Progresista, reunión de Presidentes de centro-izquierda del mundo, adonde asistirán…

  • El primer ministro británico, Gordon Brown.
  • El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.
  • La canciller alemana, Angela Merker.
  • El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva.
  • La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
  • El presidente uruguayo, Tabare Vázquez.
  • El primer ministro de Australia, Kevin Rudd.
  • El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg.
  • El vice-presidente de Estados Unidos, Joe Biden. 😯
  • La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

En donde se supone se discutirán en lo fundamental la crisis económica y, el cambio climático; bajo el lema: “Una respuesta progresista a la crisis global”

Y claro, mucha reunión bilateral y, la participación de unos 200 ministros y asesores gubernamentales.

La verdad no creo que salga mucho de ahí, las cumbres progresistas se vienen haciendo ya hace varios años, desde que Clinton y Blair organizaran la primera con los apoyos de Ricardo Lagos -también conocido en estas latitudes como Ricardo I – de Chile y Thabo Mbeki de Sudáfrica, bajo el signo de lo que entonces daba por denominarse, Tercera Vía.

Sin embargo, me gustaría que alguien me explicara, que diablos entendemos hoy día, 28 de Marzo, otoño del 2009, cuando decimos progresismo…
Porque la verdad, yo…, no lo tengo del todo claro.

Y es que las categorías bajo las que se dibujo el término, han cambiado.

Y no sólo eso, sino que la misma palabra progresismo, me resulta sospechosa, a no ser claro, que supongamos, que después de todo progresamos y lo que es más contundente aún…, que tengamos claro que es “el progreso” y hacia donde se encamina…

Y es que desde las disputas entre girondinos y jacobinos -que es donde se originan los apelativos, derecha e izquierda- pasando por el socialismo utópico, el socialismos científico, la primera, segunda, tercera y hasta cuarta internacional, la revolución bolchevique, la burocratización stalinista, maoísmo, escuela de Frankfurt, socialdemocratismo, euro-comunismo, renovación socialista, tercera vía, etc., etc., etc…, me parece que la definición izquierdas, no debe adscribirse tanto a un contenido teórico especifico, sino más bien a cierta forma de carácter dinámico de mirar y posicionarse en el mundo.

Y es por eso -y que me perdonen los compañeros (que por supuesto se sienten bieeen compañeros)- no puedo aceptar como de izquierdas posiciones que no varían en el tiempo, grupos correctamente ideologizados portadores de la verdad más allá de la historia, al extremo que la historia no los afecta, y siguen pensando lo mismo que hace cuarenta años.

Como tampoco puedo comulgar con aquellos que en su accionar y pensar parecieran no manifestar más que la voluntad histórica de realización del poder; y eso es ya más complicado, pues se supone que es una de las condiciones de la política.

Gilles Deleuze en su conversación con Claire Parnet señala:

“La izquierda es el conjunto de los procesos de devenires minoritarios. Así que puedo decir literalmente: la mayoría no es nadie, la minoría es todo el mundo. Eso es ser de izquierdas: saber que la minoría es todo el mundo… y que ahí se producen los fenómenos de devenir.”

Enfrentar los fenómenos desde la perspectiva de un todo que deviene, situado en el lugar de las minorías, es a lo que me refiero cuando escribo: “cierta forma de caracter dinámico de mirar y posicionarse en el mundo”.

Enfrentar no sólo la explotación, la opresión, la depredación, sino también la homogenización, la eliminación de los singularismos y las identidades particulares a manos de los dispositivos de poder y control social, a eso me refiero cuando hablo de izquierdas y progresismos y, desde esa perspectiva no son de izquierda ni progresistas, los compañeros consecuentes-unitarios-combativos que luchan por un reino de justicia donde todos vestiremos hermosos cuellos mao (que dicho sea de paso a mi me encantan 😛 ), pero tampoco creo que sea afirmable como progresista una reunión de mandatarios, precisamente por eso, ser mandatarios, representantes de  la figura del Estado, símbolo, aval y custodio de todo aquello que las izquierdas se suponen deben enfrentar…

No hago juicios morales -no creo en ellos- ni de intención, es más. me parece que la presidenta Bachelet -en el caso de Chile-  a tomado un par de muy buenas medidas, como Cristina Fernández en Argentina (soy chileno, pero vivo en Argentina) como tampoco voy a caer en la estúpida inocentada de suponer que todo intento con fines de ganar espacios de representación política en el aparato del estado es errado…

Sin embargo, no puedo dejar de reparar en lo problemática que resulta esa postura en vista a la acción política cotidiana. Y aun más, en lo problemático que resulta el empleo mismo del término “política”.

Leo este post, escrito por impulso, y está muy desordenado, pero me gusta, pues es desorden precisamente, lo que en este momento asalta mi mente.

Pura confusión…

Ojala estén todos bien.
Mario.

Seremos trogloditas!!!

Increible…
Increible que despues de hablar del cambio cultural que significa tener una mujer presidente en un país como éste, la prensa se pregunte si va a haber que decir “Presidente o Presidenta”, que un programa de farandula en televisión se resarza especulando acerca de las nuevas notas sobre el “vestuario presidencial”, o que le pregunten en una entrevista como fue su primer beso (¡ALGUIEN LE HA PREGUNTADO ESO A LAGOS!) en clara señal que aún falta mucho por avanzar en éste país, que la nueva Presidenta (los genéricos son masculinos así que debería ser “Presidente”; pero el uso es el que manda y me gustara bastante la palabra “Presidenta”) sigue siendo una rareza en una cultura que no termina de entender que el poder no es una cuestión de genero-

Eso.
No escribo más y no he escrito más respecto a esto ya que no creo que el sexo del presidente sea un tema relevante. Es importante sólo en la medida que habla de nuestras propias limitaciones de machos subnormales; y eso es más tema para un psicoanalista que para mi blog.
(aunque uno nunca sabe)

Alkkáno.
Un beso en la oscuridad

Una duda

¿Tenemos Presidente o Papá?

En serio me asalta la duda.

(que no se mal entienda, me gusta Lagos y me gusta harto, pero esto ya es un poco demasiado)

O sea… ¡¡¡paren!!!

Le aguantamos y alabamos su tono de autoridad, nos llama la atención esa curiosa mixtura de izquierda portaliana, defendemos su ímpetu al extremo de justificar que haga callar a los que protestan en su contra (lo de Valdivia fue de leyenda)…

Pero ahora que se han complicado las cosas con Perú no puede decirle a la prensa que no haga preguntas histéricas e irresponsables (aunque ciertamente lo son) para que después salga calmando al país cual padre que informa al hijo diciendo que sabe lo que es mejor para él solo que no se lo explica porque no lo va a entender…

Papá nos dijo quien era Mamá y sepulto definitivamente las primarias. Y de paso escogió a la –hasta ahora- futura Presidenta de Chile

Papá ha sido un buen Presidente; al extremo que su popularidad es tal, que podría hacer “caca” en público si quisiera y subiría en las encuestas.

Pero ese nos es el presidente que quiero, aunque me guste; porque ese no es el país que quiero.
Peleamos contra la dictadura para ser algo más que los hijos del presi…

Podrán decirme y con razón que cada pueblo tiene los lideres que se merece; el problema es que Lagos es un gran lider. Y eso no se justifica un pueblo de oligofrénicos…

17 años de dictadura no pasaron en vano…

Un beso en la oscuridad
Alkkáno